El Presidente Donald Trump anunció su nueva Estrategia de Seguridad Nacional

El presidente Donald Trump presentó esta semana los 4 grandes ejes de su nueva política de seguridad nacional: proteger la patria, promover la prosperidad estadounidense, preservar la paz mediante la fortaleza e impulsar la influencia nacional.

La nueva política anunciada esta semana por parte del Presidente Trump, acerca de la Estrategia de Seguridad Nacional, refleja sus prioridades de proteger el territorio y las fronteras, fortalecer el ejército, proyectar fuerza en el exterior y aplicar políticas comerciales más favorables para Estados Unidos.

En su discurso el Presidente Trump señaló que, “la principal responsabilidad de nuestro Gobierno es con nuestro pueblo y con nuestros ciudadanos: atender sus necesidades, garantizar su seguridad, preservar sus derechos y defender sus valores”.

Mas adelante el Mandatario señaló que primero hay que reconocer “los errores del pasado para colocar a Estados Unidos en el lugar que merece” y enfatizó la necesidad de “crear fronteras”, “proteger la patria” e incluir un plan económico internacional que defienda también los intereses del país.

La Estrategia de Seguridad Nacional identifica cuatro intereses nacionales vitales o cuatro pilares, que son los siguientes: Proteger la patria, al pueblo estadounidense y su estilo de vida. Promover la prosperidad. Preservar la paz mediante la fortaleza e impulsar la influencia estadounidense.

Según el documento preparado por el Departamento de Estado la Estrategia aborda de la siguiente manera estos desafíos:

Proteger la Patria: Se fortalecerá el control de las fronteras y reformará el sistema inmigratorio para proteger al país y restablecer la soberanía, ya que las mayores amenazas transnacionales que se enfrentan son: terroristas yihadistas, que apelan a métodos cruentos e inhumanos con fines de cometer homicidio, represión y esclavitud y redes virtuales para explotar a poblaciones vulnerables e inspirar y dirigir complots. Organizaciones transnacionales delictivas, que desintegran las comunidades con drogas y violencia y debilitan a aliados y socios corrompiendo a las instituciones democráticas.

Estados Unidos actuará contra las amenazas en su origen: confrontará las amenazas antes de que lleguen a la frontera o puedan causar daño a la población. Se redoblarán esfuerzos por proteger la infraestructura crítica y redes digitales, puesto que las nuevas tecnologías y los nuevos adversarios generan nuevas vulnerabilidades. Se está implementando un sistema escalonado de defensa misilística para defender a Estados Unidos de ataques con misiles.

Promover la prosperidad: según el articulado, una economía sólida contribuye a la protección del pueblo estadounidense, posibilita su estilo de vida y mantiene el poderío de Estados Unidos.

Se renovará la economía estadounidense en beneficio de los trabajadores y las empresas del país, para restablecer el poder nacional. Estados Unidos ya no tolerará los abusos comerciales crónicos y trabajará en pos de relaciones económicas libres, justas y recíprocas.

Para triunfar en esta competencia geopolítica del siglo XXI, Estados Unidos debe de estar a la vanguardia en investigación, tecnología e innovación y utilizará su dominio en el área energética para garantizar que los mercados internacionales sigan estando abiertos y que los beneficios de la diversificación y el acceso a la energía fomenten la seguridad económica y nacional.

Preservar la paz mediante la fortaleza: Un Estados Unidos fortalecido, renovado y revitalizado asegurará la paz y disuadirá las hostilidades. Se reconstruirá la fortaleza militar estadounidense para asegurar que no haya otra mayor. Estados Unidos empleará todas las herramientas estatales en una nueva era de competencia estratégica, en el plano diplomático, de información, militar y económico, para proteger sus intereses. Estados Unidos fortalecerá su capacidad en numerosas áreas, incluido el espacio y el ciberespacio y renovará aquellas que hayan quedado rezagadas.

Impulsar la influencia Estadounidense: dice el preparado que, como una fuerza para el bien a lo largo de su historia, Estados Unidos empleará su posición influyente para impulsar sus intereses y beneficiar a la humanidad. Se seguirá profundizando la influencia en el extranjero para proteger al pueblo estadounidense e impulsar su prosperidad. Las acciones diplomáticas y de desarrollo estadounidenses se esforzarán por alcanzar mejores resultados en todos los ámbitos (bilaterales, multilaterales y de la información) para defender sus intereses, encontrar nuevas oportunidades económicas para los estadounidenses y enfrentar a sus competidores.

Estados Unidos intentará entablar alianzas con Estados que tengan ideas afines para promover las economías de libre mercado, el crecimiento del sector privado, la estabilidad política y la paz.

La política exterior ‘Estados Unidos primero’ celebra la posición de influencia de Estados Unidos en el mundo como fuerza positiva que puede contribuir a generar las condiciones para la paz, la prosperidad y el progreso de sociedades exitosas.

 

 

Leave a Comment