Home Editoriales El recordar es apreciar
0

El recordar es apreciar

0
0
Jacqueline Camacho-Ruiz
Jacqueline Camacho-Ruiz

Era sábado muy temprano. Tenía una reunión con una persona que ha alcanzado mucho éxito en su vida y nos reuniríamos para que me diera consejos.  Yo estaba emocionada ya que con las preocupaciones diarias a veces me olvido de ver a mi negocio objetivamente.

Yo esperaba que Brian me diera consejos, herramientas de negocio e información acerca de cómo él había creado su éxito tan increíble. Iba preparada con papel y pluma para escribir y

absorber toda la información.

Lo que no me esperaba era la información que recibí y que la reunión durara cinco horas.

¿Alguna vez has sentido la esencia de un nuevo despertar? En otras palabras, ¿la sensación de que todo lo que sabías tiene una nueva perspectiva que te abre los ojos a nuevas posibilidades? Es como si alguien te quitara la venda de los ojos y de repente ves todo de otro color…Esto es precisamente lo que me sucedió durante esta reunión.

Brian comenzó por platicarme su historia.  El proviene de una familia pobre del sur de Chicago.  Su padre trabajaba en una fábrica y su madre se dedicaba al hogar.  Se casó a los 18 años de edad y tuvo su primera hija a los 19.  El representaba el típico niño pobre sin probabilidad alguna de alcanzar el éxito.  Todas las razones para no lograrlo estaban de su lado.

A pesar de éste diagnóstico, Brian comenzó su primer negocio a los 20 años de edad donde en cuestión de un par de años, cuadriplicó el salario de su padre de más de 20 años en la fábrica.   Este sería solo el comienzo, ya que Brian tuvo la oportunidad de amasar una gran fortuna cuando tan solo tenía 35 años de edad.   Fue en ese entonces cuando le ocurrió algo que le cambiaría la vida para siempre…

Su hija mayor sufrió un terrible accidente el cual la dejó en coma por un mes.  Brian recuerda una conversación que tuvo con Dios donde él le imploraba la recuperación de su hija a cambio de toda la fortuna que había acumulado. Fue ahí cuando el se dio cuenta el dinero no da la felicidad, algo que el había fomentado en su mente desde niño.  Se dio cuenta que ni todo el éxito, ni toda la fortuna eran suficientes en medio de ese dolor y que lo único que anhelaba era que su hija estuviese sana.

Brian tomó la decisión de tomar un descanso de cinco años y pasarlos con su familia y así recuperar el tiempo perdido. Esto es sólo parte de la historia de motivación que me abrió los ojos como nunca antes.

Brian me dijo que el se dio cuenta de los secretos del éxito ocho años después que yo y que era afortunada al ser expuesta a esto a mi corta edad.

Después de esta reunión, no sabía si gritar o llorar, pero lo que si sabía es que algo dentro de mí había cambiado para siempre.

Nunca antes había disfrutado tanto de mi pequeña familia, de mi casa, negocio.  Nunca antes había visto las posibilidades de tener éxito, pero un éxito basado en mi familia como lo más importante que tengo.

Si quieres saber cuáles son los secretos que Brian compartió conmigo, por favor lee esta columna editorial la próxima semana…no te arrepentirás.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *