Home Uncategorized El Rehilete
0

El Rehilete

0
0
El Rehilete
El Rehilete

El mundo ha cambiado y la tecnología se ha adueñado de los juegos infantiles, dejando en el baúl de los recuerdos pasatiempos tales como el papalote, el balero y las canicas entre


otros. A través de esta serie de notas vamos al rescate de aquellos juegos tradicionales que alegraron a mas de una generación…

El Rehilete es, a través de todos los tiempos, uno de los juguetes populares más difundidos. Se elabora con facilidad y es de bajo costo. También es didáctico, pues al jugar con él se aplican varios principios de la física. Entre las escasas representaciones antiguas de juguetes que hay en la pintura costumbrista y en los “cuadros de castas” de la época colonial, aparecen algunos en manos de niños y niñas. Su nombre tiene infinidad de variantes  y también pude nombrarse como molinillo, molinete, remolino gallo, rehilandera, rodachina, rongigata, ventolera y voladera.

El rehilete es un juguete compuesto por una varilla de madera a la que se clava, en la parte superior, una figura de aspas de molinillo construida con papel celofán o cartulina, habitualmente de colores llamativos. Con el viento, las aspas giran y crean efectos de color.

Se lo llama de muy diversas formas según los países; en España es más conocido como “molinillo”; en México o Perú, “rehilete”, en Guatemala y el resto de Centroamérica y también en Cuba se le conoce como “Reguilete”.

Hay muchos diseños y diferentes materiales con que se puede hacer un rehilete y es muy sencillo su funcionamiento, por lo que es un atractivo juguete para niños de todas las edades.

Para hacer un rehilete se requieren: una vara o varilla de madera de unos 40 centímetros de largo, un tramo de alambre delgado de unos 10 centímetros (puede utilizarse un clip de alambre para papel), un tramo de unos cinco centímetros de largo de tubo delgado de plástico que puede obtenerse cortándolo de un popote delgado, cartulina o “papel metálico” de cualquier color para cortar un cuadrado de unos 14 x 14 centímetros (de una hoja tamaño carta salen dos piezas), unas pinzas, un compás y una tijera escolares.

Sobre el cuadrado de papel se trazan dos diagonales que unan las esquinas opuestas, el cruce de ambas líneas marca el centro; en el centro se traza un círculo de dos centímetros de radio, se hacen cortes sobre las diagonales en la cartulina o el papel desde el límite exterior del círculo hacia las cuatro esquinas, se dobla un extremo del alambre sobre sí y luego hacia un lado para formar una especie de “T”.

Con el extremo libre del alambre se van ensartando por el reverso a medio centímetro adentro de la cartulina las esquinas libres de los extremos del papel,

Un juego sencillo y encantador
Un juego sencillo y encantador

una sí y la siguiente no. Cuando se tengan perforadas las cuatro y cuatro queden libres, se coloca un tramo de cuatro centímetros de tubo de plástico en el alambre, éste perforará el centro de la cartulina o el papel. Se colocará un tramo de un centímetro de tubo de plástico en el alambre que se enredará en espiral sobre uno de los extremos de la varilla de madera, cuidando que pueda girar libremente. El rehilete está listo para jugar con él.

El rehilete es un juguete tan popular en México que en Pachuca existe un Museo cuyo nombre es El Rehilete. El museo interactivo El Rehilete, abrió sus puertas al público el 28 de febrero de 1997 y se ubica en la ciudad de Pachuca, Hidalgo en el km. 84.5 de la carretera México – Pachuca.

El museo Rehilete, es una Institución educativa y cultural que tiene como objetivo principal, acercar a los niños y jóvenes al conocimiento científico, en un ambiente lúdico y facilitador, para ello se vale de diversas opciones, tales como módulos interactivos, talleres y exposiciones, entre otros.

Tiene como misión, otorgar un servicio educativo no formal, innovador, interactivo y divertido sobre el conocimiento científico, cultural, artístico y tecnológico.

Y como visión, consolidarse como un apoyo educativo, un centro de recreación y convivencia familiar donde se divulgue la ciencia, la cultura, el arte y la tecnología.

¿Porque se llama así? Porque el rehilete, además de ser un juguete tradicional, desde el punto de vista tecnológico es un elemento transformador de la energía. Por otra parte, Pachuca, tiene como peculiaridad climática, el ser un lugar de mucho viento, de ahí el sobrenombre de “la bella airosa”. El rehilete entonces, es la conjunción de la tecnología, el juego y la personalidad de dicha ciudad capital.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *