Home Tema Central El Sudario de Turín ¿Pintura o sábana santa?
0

El Sudario de Turín ¿Pintura o sábana santa?

0
0
El Sudario de Turín ¿Pintura o sábana santa?
El Sudario de Turín ¿Pintura o sábana santa?

Luego de 10 años de estar guardado se volvió a mostrar al mundo el sudario de Turín reavivando la polémica… ¿Es la Sábana que cubrió a Jesús o es una muy hábil pintura renacentista?

Por años se han tejido miles de hipótesis en torno al Sudario de Turín o Sábana Santa, habiéndose estudiado su validez por parte de científicos y religiosos que, lejos de ponerse de acuerdo sobre su autenticidad, manejan diferentes teorías de su origen y utilidad, por lo que la polémica sigue abierta: ¿es el Sudario de Turín la Sabana Santa o una hábil pintura renacentista?

El Sudario de Turín, también conocido como la Sábana Santa o el Santo Sudario, es una tela de lino que muestra la imagen en negativo fotográfico de un hombre que presenta marcas y traumas físicos propios de una crucifixión, junto a otros totalmente atípicos, pero acordes con los hechos relatados en la Pasión.

Actualmente, se encuentra en la capilla real de la Catedral de San Juan Bautista, en Turín. Las opiniones sobre el Sudario son diversas: algunos afirman que es el mismo lienzo o sudario que cubrió a Jesús de Nazaret en el sepulcro, y que durante su resurrección su efigie quedó grabada en negativo de algún modo en las fibras, mientras que otros arguyen que el sudario es un fraude o falsificación medieval. El origen del sudario y sus imágenes es todavía fuente de intenso debate entre científicos, creyentes, historiadores y escritores.

Evidencias y argumentos sólidos a favor de la autenticidad del sudario incluyen análisis materiales y textiles que fechan su origen en el siglo I,  las propiedades inusuales de la imagen, que según algunos no pudo ser obtenida con ninguna técnica de formación de imágenes conocida antes del siglo XIX, además de análisis que invalidan los resultados de la datación radiométrica de 1988 y análisis químicos sobre las manchas de sangre que directamente contradicen las afirmaciones de McCrone.

Evidencias y argumentos sólidos contra el origen milagroso del sudario incluyen una carta de un obispo medieval al Papa de Aviñón alegando conocimiento personal de que la imagen fue astutamente pintada para sacar dinero de los peregrinos; varios estudios de datación basados en el carbono 14 que apuntan a un origen medieval del paño y un análisis de Walter McCrone que concluye que las supuestas “manchas de sangre” no son más que un mero pigmento.

El diálogo es muy difícil, puesto que tanto escépticos como defensores tienden a adoptar posiciones muy cerradas sobre la causa de la formación de la imagen. Por ello, es posible que nunca se encuentre una explicación al hecho que sea del agrado de todos. No obstante, nadie ha dicho que la verdad tenga que ser “del agrado de todos”. Algunos de los científicos que la examinaron, se convirtieron posteriormente al catolicismo.

Puede que sea imposible cerrar del todo la controversia sobre la tela, porque varios defensores están dispuestos a aceptar explicaciones sobrenaturales al origen de la imagen mientras que la mayoría de los escépticos las descartan. Tres pruebas independientes de radiocarbono (a partir de una misma y controvertida muestra) la han datado entre 1260 y 1390.

Estudios para verificar autenticidad

El Sudario de Turín ¿Pintura o sábana santa?
El Sudario de Turín ¿Pintura o sábana santa?

La imagen en la tela es enteramente superficial. No penetra en las fibras bajo la superficie, por lo que las fibras de lino y algodón no tienen color. Así, la tela no fue tintada, aunque se han sugerido otras explicaciones a la creación de la imagen, tanto naturales como fantásticas.

Varios creyentes consideran la imagen como un efecto secundario de la resurrección de Jesús, pero esta teoría es inverificable, así que los escépticos las descartan de antemano. Se ha sugerido que el sudario colapsó a través del cuerpo glorificado de Jesús. Quienes apoyan esta teoría señalan ciertas impresiones de dientes y huesos al estilo de los rayos x.  Otros sugieren que la radiación provocada por el evento milagroso pudo haber grabado a fuego la imagen en la tela.

Una teoría científica que no descarta la relación del sudario con Jesús implica a los gases que escapan de un cadáver en las primeras fases de descomposición. Las fibras de celulosa que componen la tela están revestidas por una fina capa de fécula, con fragmentos de almidón, azúcares y otras impurezas. Esta finísima capa fue descubierta al utilizar un microscopio de contraste fasado. La imagen muestra su parte más fina, la que carga con el color, mientras que la prenda subyacente está sin colorido. La capa de hidratos de carbono sería en esencia incolora salvo en algunos sitios donde un cambio químico le ha otorgado un color pajizo. La reacción implicada es similar a la que tiene lugar al calentar el azúcar para producir caramelo.

R. N. Rogers y A. Arnoldi proponen esta explicación natural donde una reacción de amino-carbonila podría explicar la creación de la imagen, que no descarta una invocación sobrenatural ni una intensificación de un proceso natural. Según ella, los aminoácidos del cuerpo humano reaccionan pronto con la capa de hidratos de carbono, antes de que los líquidos producto de la descomposición manchen o dañen la tela.

De los métodos propuestos por los escépticos sobre la creación de la imagen en la Edad Media, hay quien no duda en considerar al sudario como la primera fotografía del mundo, atribuyendo su autoría a Leonardo da Vinci. Según ellos, la imagen habría sido producida con la ayuda de una linterna mágica, un dispositivo de proyección simple y compuestos de plata sensibles a la luz, aplicados sobre la tela. Esta teoría se apoya en el parecido que algunos encuentran entre el famoso autorretrato de Leonardo y la imagen del sudario, pese a que Leonardo nació varios siglos después de la primera aparición documentada de la sábana.

“La Sábana Santa remite inevitablemente al relato de la Pasión de Jesús”

En 1977, un equipo de científicos elegidos por el Gremio del Santo Sudario desarrolló un programa de pruebas sobre la tela, denominado STURP (Proyecto de Investigación del Sudario de Turín). En 1979 un miembro del equipo, Walter McCrone, concluyó tras analizar las muestras de las que disponía, que la imagen estaba compuesta por miles de millones de pigmentos de menos de una micra. Según McCrone, los pigmentos son una mezcla de témperas rojo ocre y bermellón. Tras conocer la noticia, STURP confiscó las muestras a McCrone y le reemplazaron por otro científico. McCrone es ahora uno de los mayores defensores de la teoría de que el Sudario es una pintura y sigue defendiendo sus análisis.

El Sudario de Turín ¿Pintura o sábana santa?
El Sudario de Turín ¿Pintura o sábana santa?

Otros análisis microscópicos de las fibras parecen indicar que la imagen se limita estrictamente a la capa de hidratos de carbono, sin capas adicionales de pigmentos a la vista. Así que los partidarios de la autenticidad del sudario replican que ninguna técnica conocida de pintura a mano puede aplicar un pigmento con semejante nivel de control sobre una superficie de fibras nanométricas.

En marzo de 2005, Nathan Wilson, profesor del Nuevo Instituto de San Andrés, hizo público que había fabricado un símil de la imagen de la sábana exponiendo lino negro al sol durante diez días, bajo una lámina de cristal sobre la que se había pintado una máscara del positivo. El método de Wilson destaca por no requerir conjeturas sobre técnicas medievales desconocidas y por ser compatible con las afirmaciones de que no hay pigmentos en la tela. No obstante surgen también dilemas sobre la disponibilidad de un cristal medieval lo bastante grande para crear la imagen, el costo que tendría y la compatibilidad del método con la afirmación de Fanti de que la imagen original es de doble cara.

Durante la restauración de 2002, la vista de atrás de la tela fue fotografiada y escaneada por primera vez. Los científicos Giulio Fanti y Roberto Maggiolo, de la Universidad de Padua (Italia), describen la imagen del reverso como mucho más tenue, formada principalmente por la cara y las manos. Como en la imagen frontal, es enteramente superficial, estando la coloración limitada a la capa de hidratos de carbono. Las imágenes se correlatan con las del otro lado de la tela. No se detecta ninguna imagen en la sección correspondiente a la vista dorsal de la sábana.

Finalmente y sin querer entrar en polémica sobre la autenticidad de la Sábana Santa, el cardenal de Turín, Giovanni Saldarini, confirmó el significado religioso de la imagen impresa en el lienzo: “Quiero confirmar que la Sábana Santa remite inevitablemente al relato de la Pasión de Jesús. El lienzo no es Cristo, pero sí una referencia a Él. En esto y sólo en esto está su fuerza evocativa y su valor. El sudario conserva su valor como objeto de culto, imagen sagrada del Crucificado: tiene una autenticidad propia como imagen, cuyo valor es preeminente respecto al eventual valor histórico”.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *