Home Editoriales El tiempo y los sueños… divinos tesoros
0

El tiempo y los sueños… divinos tesoros

0
0
Carlos Rojas

Aquí una vez más para decirles gracias por leer Ultimas Noticias. Siempre hay frases que nos gustan y que también usamos, como aquello de que el tiempo es el mejor consejero, el tiempo es oro, aprovechemos el tiempo. Yo pregunto: ¿si el tiempo es  el mejor consejero, sabemos escuchar un consejo? ¿Si el tiempo es oro, sabemos qué significa? ¿Si al tiempo hay que aprovecharlo, lo aprovechamos en cosas útiles?

¡Tenemos que reflexionar en eso que llamamos tiempo! porque miren hasta donde  vamos ya … En fin la experiencia de la vida diaria ha venido a demostrarnos en forma concluyente, que los excesos siempre serán discordantes, por ejemplo la excesiva excitación de luz y sonido lamentablemente embotan los órganos maravillosos de la vista y el oído. La sabia ley de las concomitancias nos permite inferir en forma lógica, que el continuo intercambio de rayos anímicos agota tanto  el alma como el cuerpo.

Cuantas veces la vida nos ha brindado momentos de convivir en una fiesta pública o privada y el estruendoso ruido, hace a la música perder su encanto y cometido para los presentes, que seguramente después de no verse por largo tiempo, el momento no se puede aprovechar para conversar por lo alto de la música… ¿verdad que a usted le ha pasado? Creo que a todos, en fin, hubo un ayer en que se podía conversar al ritmo y compas de la música, pero la nueva generación le ha imprimido volumen dizque para despertar más emoción, ojalá fuera para despertar que falta nos hace.
Bueno el hombre como microcosmos, requiere caminar acorde con todos esos ritmos vivientes del espacio infinito que sostienen el universo firme en su marcha. Al igual que los astros en el firmamento van y vuelven dentro de sus orbitas, sin estorbarse entre ellos y teniendo por ende su luminosidad proporcional, así todo debe tener y  guardar sus proporciones.

Día a día todo mundo buscamos ser o hacer más que los demás, tengo que ser el primero, no puedo quedarme atrás  y en todo eso hay razón, pero todo tiene su tiempo y su ritmo… Ese es el dilema de muchos de nosotros los seres humanos que queremos volar y no hemos aprendido a caminar, queremos volar para alcanzar las  estrellas más altas, pero nuestra mente no nos lo permite. Tenemos el anhelo de ser libres y esto causa una división enorme contra si mismos. Y esa es la mayor angustia, es la ansiedad en su totalidad, porque hay un gran mundo material que nos encadena y no podemos separar de nosotros.

Hemos aceptado muchos obstáculos en la vida, que a la vez son apegos, alegrías y alimento para nuestro orgullo que no podemos dejar, ni olvidar, no pertenecen a este mundo. Por eso nuestro hogar quizá este en otro lado, porque en nuestros sueños siempre estamos volando a lugares lejanos, extraños.

¿Por qué soñamos tanto con la libertad? ¿Porque no somos libres? o ¿Quien nos lo impide? Todos podemos ser libres, esto me recuerda una frase del escritor  Og Mandino refiriéndose a nunca darse por vencido y decía: “el fracaso nunca  me sorprenderá si mi determinación por alcanzar el éxito es lo suficientemente poderosa”.

Entonces, si nos sacudimos todos esos apegos que impiden nuestra libertad, en este mismo instante podemos ser libres, esos apegos nos han traído miseria y sin darnos cuenta seguimos aferrados a ellos. Es algo muy extraño porque esos apegos nos dan momentos de alegría, de claridad, de sentirnos bien…pero solo son momentos y nosotros necesitamos la libertad plena….

Todo ser humano inteligente debe entender que estamos enraizados en la tierra y que si quisiéramos tener alas para volar por el cielo, pero no podemos separarnos de la tierra, porque la tierra es nuestra nutrición para el cuerpo y las alas….y los sueños son el alimento para el espíritu y esa es el alma misma, que vive en el tiempo mágico y creador.

Ojala y tengamos tiempo de volver a encontrarnos… por hoy, gracias por leer Ultimas Noticias no olvidemos que el tiempo es oro, démonos tiempo para cuidarlo.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *