0

El yo-yo

0
0
el yo-yo
el yo-yo

El mundo ha cambiado y la tecnología se ha adueñado de los juegos infantiles, dejando en el recuerdo pasatiempos tales como el papalote, el balero y las canicas entre otros. A través de esta serie de notas vamos al rescate de aquellos juegos tradicionales hispanos que alegraron a mas de una generación…

Esta semana recordamos al yo-yo (o yoyó), un juguete de malabares consistente en un disco de

madera, plástico u otro material, cuyo borde tiene una ranura profunda alrededor de la cual se enrolla un cordón que, anudado a un dedo y mediante sacudidas, hace subir y bajar el disco alternativamente.

También se puede, por medio de la práctica, hacerlo patinar en el suelo y efectuar diversas suertes con él. Este pequeño juguete ha divertido a pequeños y adultos a través de diferentes generaciones. Actualmente, los yo-yos se adaptaron al nuevo siglo, presentando diseños con formas irregulares o con implementos adicionales como luces y/o sonidos.

Historia del yo-yo

Un artefacto similar al yo-yo existía ya hacia el año 1000 antes de Cristo en China, donde se utilizaba como instrumento hipnótico. Sin embargo, en su origen, el yo-yo del que deriva el juguete actual era un artilugio de caza, que los tagalos de Filipinas usaron por más de 400 años. Eran grandes, tenían bordes cortantes y tacos y estaban atados a largas sogas. Hacia el 1800 el yo-yo llegó a Europa como una versión en forma de juguete de esta arma. Los británicos, además de yo-yo, lo denominaron “bandalore”, “quiz” y “juguete del Príncipe de Gales”, mientras que los franceses lo conocían como “incroyable” (increíble) o “l’emigrette”.

A Estados Unidos llegó en la década de 1860, pero no fue hasta la década de 1920 cuando se popularizó. Pedro Flores, un inmigrante filipino, fue la primera persona que comenzó a producir yo-yos en grandes cantidades. Los juguetes de Flores llevaban el nombre de yo-yo.

En 1929, el norteamericano Donald Duncan le compró los derechos a Flores, convirtió la palabra yo-yo en una marca registrada de mercado  y cambió el nudo fijo que hasta entonces conectaba el cordel con el eje por un lazo corredizo que permitía mayor versatilidad al juguete.

Hacia el año 1985, se convirtió en furor en Argentina el yo-yo “bronco”. Los niños lo jugaban a toda hora y en cualquier lugar, participando de competiciones y exhibiciones.

Historia de la Asociación Mexicana de Yo-yo

La Asociación Mexicana de Yo-Yo (AMYY) fue la primer organización en México que tuvo el objetivo de crear un equipo de jugadores de Yo-Yo de alto nivel, para competir en eventos nacionales e internacionales sin tener fines de lucro.  Fue fundada el 2 de Agosto del 2005 por Isaac Kanarek a partir de la presentación en el programa “Otro Rollo” en TV.

El Objetivo primordial de la Asociación es que sus afiliados se diviertan jugando, aprender nuevos trucos y competir sanamente entre ellos con este juguete tan antiguo que fue nombrado el juguete del siglo XX.

Según la Asociación la idea de este juego, que se le puede denominar deporte, tiene en varios países asociaciones y grupos que participan constantemente en diferentes torneos regionales, nacionales y mundiales.

La Asociación desea atraer a su actual manera de competir y jugarlo al mayor número de participantes posible. Existen más trucos que el Perrito, el Columpio y la Vuelta al mundo y todos están invitados a divertirse.

El YO-YO no se ha quedado atrás en los avances tecnológicos y en la década de los noventa se convirtió en una pieza de alta tecnología al funcionar con baleros en su interior, que han hecho que la calidad de estos juguetes aumente y asi la dificultad de los trucos que se pueden desarrollar. La calidad de los jugadores aumenta considerablemente ya que con estos Yo-Yos el aprendizaje es más rápido y diferente, debido al tiempo de duración de giro de estos juguetes y todos pueden disfrutar aprendiendo y creando trucos.

En el 2006 la AMYY creció muchísimo gracias a la ayuda de todos los involucrados, se realizó el Primer Campeonato de Yo-Yo 2006 en donde estuvo presente Steve Brown uno de los US National Masters del mundo, dando consejos, haciendo exhibiciones y fue también juez oficial del Campeonato.

El yo-yo de esta manera se ha convertido en un deporte de entretenimiento para los jugadores y para los espectadores que asisten a estas competencias, los Campeonatos se clasifican en 5 divisiones importantes según la AYYA (American Yo-Yo Association) es la 1A, 2A, 3A, 4A, y 5A.

Los primeros lugares de las eliminatorias preliminares avanzan a las finales, donde cada jugador debe realizar una rutina de 3 minutos de “Freestyle” o estilo libre. La calidad de los jugadores y lo complejo de sus trucos ha incrementado constantemente. Los que acuden a estos eventos pueden intercambiar trucos, experiencias asi como Yo-yos y aprender de los mejores jugadores del Mundo.

Los que fabrican los Yo-yos siempre están atentos a estos campeonatos para desarrollar mejores Yo-yos cada vez y ver los nuevos trucos asi como a los Campeones realizar nuevas rutinas y trucos.

Sin dudas que el Yo-yo ha marcado una época para varias generaciones y, aun hoy, es un juguete que mantiene su vigencia pese al gran avance de los juegos electrónicos.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *