Home Editoriales ¿En qué mente estas?
0

¿En qué mente estas?

0
0
Carlos Rojas
Carlos Rojas

Como regla de oro, cada que aparece un nuevo día hay que agradecer por ello y pensar positivo, para que ese poder de pensar y de sentir se materialice en lo que queremos… Todo se alcanzará si lo buscamos con amor, carácter y disciplina, solo que vivimos  en un mundo tan rápido, competido y lleno de envidia, que nada se nos da,  porque  ni siquiera tenemos tiempo de ver como las

oportunidades y la felicidad nos pasan por enfrente pidiendo quedarse a vivir con nosotros  y no nos damos cuenta de eso y menos podremos aceptar  que la felicidad nos habla y no escuchamos… que la oportunidad nos busca y le sacamos la vuelta…..

Ya antes hemos comentado que debemos controlar nuestra mente para poder encontrarnos a nosotros mismo… desgraciadamente hay tantas cosas inocentes llenas de valor… hay tantos relatos sobre duendes, genios, hadas y toda esa belleza del alma que ya no percibimos y, lo que es peor, los sabihondos se ríen de estas cosas… si entendieran que tenemos tres mentes, otro gallo nos cantara…

“Tres mentes”,  a la primera le llamaremos mente sensual, a la segunda mente intermedia y a la tercera mente interior…

Ahora veamos cada una por separado y vayamos viendo donde nos encontramos. La mente sensual elabora sus conceptos de contenido mediante las percepciones sensoriales externas o sea que de esta manera, la mente sensual es terriblemente grosera y materialista, ya que no puede aceptar nada que no haya sido demostrado de manera física  o material… Así que esta mente sensual como tiene por fundamento los datos sensoriales externos  indudablemente, que nada puede saber sobre lo real, sobre la verdad, sobre los misterios de la vida y de la muerte, sobre el alma y el espíritu.

Para aquellos bribones del intelecto atrapados totalmente por los sentidos externos y embotellados entre los conceptos de contenido de la mente sensual, esto les parecerá una locura, pero en cualquier amanecer lo van a digerir.

Ahora, dentro de la razón de la sinrazón,  en el mundo de lo descabellado,  ellos tienen razón debido a que están condicionados por el mundo sensorial externo, porque ¿cómo podía la mente sensual aceptar algo que no sea sensual?

Seguimos caminando nos encontramos con la mente intermedia, esta es diferente, sin embargo tampoco sabe nada en forma directa sobre lo real, solamente se limita a creer y eso es todo. Allí están las creencias religiosas y los dogmas inquebrantables, ahora  la mente interior es fundamental para la experiencia directa de la verdad… estoy seguro que la mente interior  elabora sus conceptos de contenido con los datos aportados por la conciencia superlativa del Ser. La conciencia puede vivenciar y experimentar lo real y no hay duda de que la conciencia sabe  la verdad, sin embargo para la manifestación, la conciencia  necesita de un mediador, de un instrumento de acción y este en sí mismo es la mente interior. La conciencia conoce directamente la realidad de cada fenómeno natural y, mediante la mente interior, puede manifestarla.

Si abrimos nuestra mente interior, saldríamos del mundo de las dudas y de la ignorancia, esto significa que solo abriendo la mente interior nace la fe auténtica en el ser humano. Viendo esto desde otro ángulo diremos que el escepticismo materialista es la característica peculiar de la ignorancia y no queda duda de que los ignorantes e ilustrados resultan cien por ciento escépticos, porque la fe es percepción directa de lo real, sabiduría fundamental, vivencia de eso que está mas allá del cuerpo, de los afectos y de la muerte.

Tenemos que distinguir entre fe y creencia,  las creencias se encuentran depositadas en la mente intermedia,  la fe es característica de la mente interior.

Desafortunadamente existe siempre la tendencia general a confundir creencia con fe y aunque parezca paradójico tenemos que enfatizar lo siguiente: “El que tiene fe verdadera no necesita creer”, porque la fe auténtica es sapiencia vivida, cognición exacta, experiencia directa.

Durante muchos siglos se ha confundido Fe con Creencia y nos cuesta mucho trabajo que la gente comprenda que fe es sabiduría verdadera y nunca vanas creencias. El sabio funcionamiento de la mente interior,  tiene como resortes íntimos esos datos formidables de la sabiduría contenida en la conciencia. Quien logre abrir su mente interior, podrá recordar sus vidas anteriores y conocer los misterios de la vida y de la muerte, no por lo que haya leído o por lo que otro haya dicho. No por lo que se haya creído o dejado de creer, sino por experiencia directa, vívida y terriblemente real, asi que despertemos y abramos nuestra mente interior…

tags:

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *