Home Uncategorized En un par de minutos. Parte 2 de 3.
0

En un par de minutos. Parte 2 de 3.

0
0

La duración es completamente subjetiva. Despues de lo que pareció como mucho, mucho tiempo el fenómeno ceso y todos sentimos alivio. La arquitectura del edificio de la preparatoria esta basada en módulos, de forma que si uno de estos se llega a dañar, no afecta al resto de la estructura y nuestro salón se encontraba al extremo de una de las partes. Al registrarse el terremoto, las dos partes adyacentes chocaban entre sí produciendo un fuerte ruido. Aparte de un par de ventanas rotas, no hubo mayores daños al inmueble, ufff!!.

Cruzando la avenida Patriotismo a unos cuadras de la escuela se encuentra un edificio de unos 20 pisos al cual vimos balancearse de una manera increíble para volver a reposar sin mayor daño. La parte superior de las dos astas banderas de la escuela, ubicadas en el patio y separadas por unos dos metros en su base, se cruzaban en lo alto!.

Como a las 9 de la mañana se canceló el día de clases y nos dejaron ir a casa, lo que nadie mencionó fue que no habría transporte público disponible! Mi amigo Erik y yo caminamos hasta la estación Juanacatlán de la línea 1 del metro, en aquellos tiempos la línea 9 era todavía solo un proyecto, nos encontramos que las instalaciones estaban siendo evacuadas y el servicio interrumpido. De aquí nos fuimos caminando por la lateral de circuito interior con dirección a Chapultepec donde a unas cuadras nos subimos a un camión de servicio público, solo para que mas adelante unos policias nos pidieran desalojar el vehículo para ellos poder usarlo en alguna labor de emergencia. Así que de vuelta a caminar hacia el centro.

Por esta ruta fue que llegamos a avenida Reforma donde con el usual tráfico ausente, muchos caminabamos a plena calle, ahora que lo pienso, esta escena por sí sola era como sacada de un película, una de las principales arterias de la ciudad mas grande y poblada del mundo paralizada por un enorme desastre y la gente confundida y ansiosa andando sobre el asfalto en busca de una ruta de regreso a sus casas. En esta parte de Reforma no había derrumbes y hubo escasos daños mayores así que fue a través de un radio de baterías que escuchamos los primeros reportes de la tragedia; “que se cayó un edificio en Tlatelolco” y “se cayó un edificio en Pino Suárez” “el Hospital Juárez se derrumbó”

Como nos fuimos acercando al área del centro pudimos ver serios daños a varios edificios y dos incendios que consumían la totalidad de los edificios, en esta zona, a unas cuadras del momunento a la revolución, fue que me llegó el sentido de desastre, vehículos militares comenzaron a aparecer por las calles y frente a mí un Hotel de unos 7 pisos estaba reducido a poco mas de 3, comprimido sobre sí mismo como si un gigante lo hubiese aplastado. Cruzando la calle había una cafeteria donde entramos buscando un teléfono público para llamar a nuestras casas. Nada, las líneas telefónicas muertas y con esto la incertidumbre se hizo mayor. En este lugar encontramos a un hombre vestido en bata de baño y zapatos de vestir sin calcetines, se hospedaba en el hotel derrumbado y alcanzó a salirse a tiempo, con lo que traía puesto, pasa salvar su vida.

El paso hacia el centro de la ciudad en este punto estaba bloqueado por el ejército así que caminamos hacia el norte pasando por la plaza del monumento a la revolución y por aquí encontramos acceso a avenida Insurgentes norte y continuamos caminando hasta Buenavista y la antigua estación de trenes. Hasta aquí llevabamos andado mas de 6 kms y seguíamos sin conseguir transporte que nos llevara hacia el norte de la ciudad donde entonces vivíamos.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *