Home Uncategorized En un sueño
0

En un sueño

0
0
Leyendas Urbanas
Leyendas Urbanas

¿Quién no ha escuchado alguna vez historias extrañas que dicen haber ocurrido en nuestros propios pueblos? Las leyendas urbanas son fábulas populares que corren de boca en boca como si fueran ciertas…

El día que Juan apareció por primera vez Lisa pensó que se estaba volviendo loca. Ella estaba en su

habitación escuchando música cuando escuchó una voz que le dijo,  “¿como puede gustarte esa música?” Asustada giró en todas las direcciones para ver quien le hablaba, pero allí no había nadie, se encontraba sola en la casa.

Pensó que estaba alucinando, pero con el tiempo y las frecuentes apariciones de Juan ella comprendió que ya no estaría nunca más sola.

Juan entró en su vida de una forma extraña, pese a la resistencia de Lisa y la incomodidad de estar siempre acompañada a todas horas por un desconocido. La joven trató de hacerle ver que quizás él ya estaba muerto y que debía continuar su viaje pero, tal vez, él no quería aceptar que ya no estaba vivo o simplemente no sabía a dónde ir…

Lisa buscó la forma de comunicarse con Juan, de que le contara como era su vida cuando aún estaba vivo, de cómo murió, pero él se enfado de tal manera que ella prefirió no insistir más. Poco a poco se fue acostumbrando a compartir su vida y su tiempo con aquel ser que fue convirtiéndose en su amigo.

Durante mucho tiempo vivió situaciones curiosas donde su privacidad ya no existía, a veces  Juan asustaba a los amigos de Lisa con bromas pesadas y ella se reía porque era la única que lo veía. Luego se fue enterando de muchos secretos que a sus espaldas se tejían e incluso él la ayudo de muchas formas, como con los estudios o su vida cotidiana.

El tiempo pasó y la joven ya no podía imaginar su vida sin ese ser que había irrumpido en su vida sin permiso convirtiéndose en parte fundamental de ella Un día, al despertarse por la mañana, Lisa notó que las cosas no era igual que siempre, que algo distinto estaba sucediendo, llamó a Juan, lo buscó por todos lados pero él no respondió. Nadie la había prevenido sobre su aparición, pero tampoco nadie la había preparado para una desaparición tan repentina, sin aviso.

Leyendas Urbanas
Leyendas Urbanas

Durante días Lisa trató sin éxito de comunicarse con él e incluso llegó a comprarse una tabla ouija para descubrir donde se encontraba, sin embargo todo fue en vano… Juan no se manifestaba de ninguna manera…

Después de un tiempo Lisa comprendió que él ya no iba a volver y se sintió terriblemente sola, triste y desesperada, era como si le hubiesen quitado una parte de ella. Fue allí cuando descubrió algo que no había querido ver hasta ese momento: se había enamorado de Juan…

¿Cómo era posible eso?, ¿cómo podía amar a un fantasma? Un enorme sentimiento de vacio se apoderó de ella y de a poco fue encerrándose en su casa. Dejó de salir con sus amigas y pasaba el día acostada en su cama o mirando perdidamente por la ventana…Lisa solo quería recuperar a Juan…

Pasaron los meses y, aunque no había podido olvidarlo, decidió seguir  adelante con su vida. Retomó sus estudios y volvió a salir con sus amigas. Juan pasó a ser un bonito recuerdo.

Un día Lisa se levantó, tomó rápidamente el desayuno y agarró sus libros para ir a la universidad. Cuando abrió distraídamente la puerta para salir a la calle quedó petrificada ante la persona que estaba a su frente…. allí estaba, era Juan de carne y hueso, ya no era aquel fantasma que vieron sus ojos… Incapaz de moverse, muda por la impresión, solo se limitó a mirarlo incrédulamente mientras lágrimas rodaban por sus mejillas.

Juan también la observaba con los ojos húmedos y con una sonrisa que iluminaba su rostro se acercó a Lisa. Antes de que ella pudiera articular palabra él le dijo: “te dije que no estaba muerto, hace un par de años tuve un accidente de tránsito bastante grave y permanecí en coma desde ese entonces… Así fue hasta hace unos días en los que desperté sorpresivamente. Lo mas extraño fue que lo primero que recordé fue a ti Lisa. Y es extraño porque no te conocía antes. Mi familia me ayudó a encontrar tu casa y aquí estoy”…

Lisa y Juan se casaron al cabo de unos meses y aun hoy día, cuando alguien les pregunta cómo se conocieron, entre risas dicen, “en un sueño”…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *