Home Editoriales ¿Eres todo lo rico que deseas?
¿Eres todo lo rico que deseas?
0

¿Eres todo lo rico que deseas?

0
0
Tab Machado
Tab Machado

En este momento de economías flacas e ingresos pobres deberíamos preguntarnos que es para cada uno de nosotros la riqueza y evaluar si, precisamente, somos ricos o no. Seguramente cada quien tendrá su propia definición sobre el tema y, sobre todo, tendrá claro que riqueza quiere acumular en su vida, por lo que una evaluación rápida siempre viene bien para ubicarnos en nuestro universo personal.

Tradicionalmente se define a la riqueza como el cúmulo de bienes materiales que uno atesora en sus arcas pero, como el hombre es un ser insatisfecho, el nivel de riqueza difícilmente encuentre un punto de complacencia y siempre se va a querer poseer un poco mas…

Si Usted cree que ha luchado en la vida pero que no ha lacanzado el nivel de riqueza que se propuso no se desespere, el 93% de la humanidad está por debajo de las ganancias económicas que querrían tener… Además, los que sobrepasan el límite de riquezas, se enfrentan a un nuevo dilema… los bienes materiales no son todo en la vida y, si uno no le agrega a su patrimonio material caudal espiritual, será tan pobre como aquel que no posee nada…

Hace un tiempo atrás, en una evaluación sobre la riqueza, se juntó en un solo salón a dos grupos bien diferentes y se les hizo una misma pregunta: ¿Qué es la riqueza?

El primer grupo contestó de la siguiente manera:

Arquitecto: Tener proyectos que me permitan ganar mucho dinero.

Ingeniero: Desarrollar sistemas que sean útiles y muy bien pagados.

Abogado: Tener muchos casos que dejen buenas ganancias y tener un BMW.

Médico: Tener muchos pacientes y poder comprar una casa grande y bonita.

Gerente: Tener la empresa en niveles de ganancia altos y crecientes.

Atleta: Ganar fama y reconocimiento mundial, para estar bien pagado.

Mientras tanto el segundo grupo, a la misma pregunta respondió de la siguiente manera:

Preso de por vida: Caminar libre por las calles.

Ciego: Ver la luz del sol y a la gente que quiero.

Sordo: Escuchar el sonido del viento y cuando me hablan.

Mudo: Poder decir a las personas cuánto las amo.

Inválido: Correr en una mañana soleada.

Persona con una enfermedad terminal: Poder vivir un día más.

Huérfano: Poder tener a mi mamá, mi papá, mis hermanos y mi Familia…

No importa cuál es el grupo con el que te identificas, nunca midas tu riqueza por el dinero que tienes, mide tu riqueza por aquellas cosas que no cambiarías jamás por dinero… ese es, definitivamente, tu mayor capital y tu mayor riqueza. Y tu… ¿Eres todo lo rico que deseas o no?

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *