Home Editoriales ¡Ese es el mejor regalo!
0

¡Ese es el mejor regalo!

0
0
Tab Machado

El ser humano se ha acostumbrado a mostrar, cada vez más, su amor, cariño o respeto a sus afectos mediante regalos materiales de diferente valor o cuantía. Parecería que, cuanto más sofisticado y caro es el artículo que se regala, mas uno quiere a la persona que se lo entrega, por eso no es de extrañar que existan hoy accesorios comunes y corrientes valuados en cifras astronómicas que satisfacen tales necesidades. Sin embargo el único valor que tienen estos obsequios, por más caros y finos que sean, es el de agrandar en mayor o menor

medida el ego de quien los da y quien los recibe, simplemente eso… es más, yo diría que tristemente solo es eso…

Por eso piensa muy bien, cuando vayas a entregar un obsequio a alguien que quieres mucho, cual es el bien que estas entregando y cuál es el mensaje que le das… no sigas las tendencias de la moda solo porque si, más bien busca un regalo que realmente signifique todo lo que aprecias a esa persona.

Si aun no sabes cuál es el regalo más increíble y preciado para darle a alguien que te interese mucho, creo que la siguiente leyenda te puede dar la respuesta…

Cuentan una voz popular que, encontrándose al borde de la muerte, un rey y conquistador  convocó a sus generales y les comunicó sus tres últimos deseos:

1- Que su ataúd fuese llevado en hombros y transportado por los mejores médicos de la época. 2- Que los tesoros que había conquistado (plata, oro, piedras preciosas), fueran esparcidos por el camino hasta su tumba. 3- Que sus manos quedaran balanceándose en el aire, fuera del ataúd y a la vista de todos.

Uno de sus generales, asombrado por tan insólitos deseos, le preguntó cuáles eran sus razones y el rey conquistador le explicó: “1-Quiero que los más eminentes médicos carguen mi ataúd para así mostrar que ellos NO tienen, ante la muerte, el poder de curar. 2- Quiero que el suelo sea cubierto por mis tesoros para que todos puedan ver que los bienes materiales aquí conquistados, aquí permanecen. 3- Quiero que mis manos se balanceen al viento, para que las personas puedan ver que venimos con las manos vacías y con las manos vacías partimos, cuando se nos termina el más valioso tesoro que tenemos que es el tiempo”…

¿Tienes tú un afecto grande por alguien? ¿Quieres regalarle realmente algo único e inigualable? Pues entonces no le des efectos materiales, sino que regálale tiempo, pues allí estás dando algo de ti que no se recupera jamás… El dinero se puede volver a reunir o juntar, pero el tiempo es algo que jamás nadie puede acumularlo, por eso pasar tiempo con una persona, regalarle esa dadiva divina, es el regalo mas costoso e inigualable que le puedas entregar a otra persona. Ahí si demuestras, realmente, un amor inigualable, genuino y verdadero…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *