Estados Unidos y México evaluarán la marcha del acuerdo migratorio en 45 días

Estados Unidos y México se comprometieron a evaluar dentro de 45 días el acuerdo efectivizado la semana pasada y volver a negociar si el flujo migratorio no disminuye.

El canciller de México, Marcelo Ebrard, explicó esta semana que en 45 días se evaluará junto con Estados Unidos los avances en el control del flujo migratorio. De fallar el plan de contención que se despliega se tomarán medidas adicionales y hasta se podría reactivar la amenaza arancelaria. “El día 45 es la evaluación. Y si no logramos resultados, tendríamos que participar en discusiones para un acuerdo que incluye el retorno de solicitantes de asilo bajo una perspectiva regional”, dijo el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) desde Palacio Nacional.

Llegado ese punto, Estados Unidos volverá a plantear su propuesta para que México sea tercer país seguro en el que los migrantes tengan que pedir asilo en México antes que en Estados Unidos y el gobierno mexicano propondrá que se establezca un sistema de refugio regional y que en las conversaciones participen tanto el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados como los gobiernos de Guatemala, Panamá y Brasil, por donde entran o pasan muchos migrantes.

El pacto alcanzado la semana pasada evitó los aranceles de importación sobre todos los bienes mexicanos que el presidente Donald Trump había amenazado con gravar desde el 10 de junio, a menos que México se comprometiera a hacer más para combatir la inmigración ilegal hacia Estados Unidos.

Según el acuerdo, México ampliará rápidamente un programa bajo el cual los migrantes que solicitan asilo en Estados Unidos esperen el proceso en su vecino del sur. También se comprometió a reforzar su frontera con Guatemala con 6,000 miembros de su recién creada Guardia Nacional, junto con otras medidas.

Agentes fronterizos detuvieron en mayo a 132,000 personas que cruzaban desde México, el nivel mensual más alto desde 2006. El Presidente Trump había amenazado con seguir aumentando los aranceles hasta un 25% a menos que México hiciera más por frenarla.

Marcelo Ebrard dijo además que en el acuerdo no se estipula cuánto debe bajar el flujo de migrantes, lo que deja la puerta abierta a diferentes interpretaciones y a que regrese la amenaza de imponer aranceles. Sin embargo, reconoció que a Estados Unidos le gustaría tener cero migrantes que pasen por México y que su gobierno ha vivido “el momento más difícil de la relación” con su vecino país.

A su vez el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que se reuniría con su gabinete para analizar la implementación del acuerdo y la puesta en marcha de un plan “que nos permita cumplir los compromisos y evitar en el futuro cualquier amenaza de imposición de aranceles”.

Comments are closed.