Home Editoriales ¡Estamos al horno!
¡Estamos al horno!
0

¡Estamos al horno!

0
0
Tab Machado
Tab Machado

Mientras la fiebre futbolera se roba la atención del mundo y desnuda el nacionalismo más irracional de una decrepita sociedad humana que aprovecha cualquier excusa para mostrar su xenofobia, la vida sigue tan vacía y banal como siempre. Quizás los éxitos y fracasos deportivos colmen hoy el interés y la curiosidad de todos, pero el tiempo no se detiene y tampoco el resto de las actividades humanas, aunque queden momentáneamente marginadas por el fulgor del mundial de Brasil.

Tanto es así que, si uno rasca apenas la epidermis de ese monstruo que llamamos humanidad, surgen noticias tan insólitas como preocupantes, que nos dicen que los valores morales y espirituales ya no son el patrón medida de la gente y solo queda la mera apariencia para ser juzgados y categorizados como personas.

En serio que vamos de mal en peor… y sino que me dice de la noticia que nos cuenta que miles de mujeres inundaron la semana pasada la página de Facebook del Departamento de Policía de una ciudad de California con comentarios lujuriosos sobre la fotografía de un detenido que tiene aspecto de modelo profesional.

El inculpado, de 30 años, fue uno de los cuatro hombres arrestados esa misma semana en la localidad de Stockton, situada en el Valle Central, como presuntos responsables de varios tiroteos y robos.

La foto policial del hombre, de facciones marcadas, ojos azules, pelo rapado e incipiente barba, logró 12.200 “likes” y unos 3.000 comentarios de mujeres que alababan su belleza y le hacían diferentes proposiciones ‘indecentes’, además de haber sido compartida 300 veces en la red social.

Otro tanto ha sucedido con muchos hombres que han dejado comentarios de igual categoría en diversas páginas web, al mostrarse las fotos de una mujer que sería presuntamente la jefa de un cartel del narcotráfico…

Es asombroso ver como el espejo le ha ganado definitivamente al alma y que ya no importen las cualidades morales que se cultiven, sino que lo que realmente importa es lucir bien… por eso el ser humano es el único animal que es capaz de tropezar dos, tres y hasta diez veces con la misma piedra y seguir adelante a tontas y a locas.

Si solo nos preocupamos por la imagen reflejada en el espejo y allí medimos detalladamente nuestro aspecto físico para saber que defecto esconder u ocultar y que podemos resaltar de aquellos pocos o muchos favores con los que nos adornó la vida, como dicen en mi pueblo: ¡Estamos al horno!  Sería preferible tomar parte de ese mismo tiempo para analizar, también, nuestros valores espirituales y/o morales que nos permita erradicar defectos y exaltar virtudes…

Por eso, si solo te fijas y centras únicamente en tu figura, no la descuides, pero empieza a embellecer también tu espíritu hasta alcanzar la alquimia perfecta, de que el físico sea simplemente el accesorio de tu alma…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *