Home Tema Central Estampas del 2010
0

Estampas del 2010

0
0

El año 2010 culmina con la policromía habitual del mundo moderno: alegrías y tristezas, dolor y risas que se entremezclaron para conjugar un solo verbo…vivir.

Especial por el equipo de Últimas Noticias

Dicen que uno no debe de retroceder ni para tomar impulso, pero en cada año que culmina es saludable analizar los sucesos acaecidos y hacer un balance de lo bueno y lo malo que ha ocurrido, para corregir errores y proyectarse al futuro.

En esta edición analizaremos lo que ha pasado en nuestros suburbios a lo largo de estos doce meses del 2010. Seguramente se sorprenderá de recordar sucesos que, quizás, le parecerán que hace mucho tiempo sucedieron.

Se aproxima  un nuevo año y con él un mundo de oportunidades se abre ante nosotros. El momento es propicio para reflexionar internamente sobre experiencias pasadas, situaciones presentes y el porvenir. Para aprender del pasado, disfrutar el presente y construir un futuro mejor.

Si nos detenemos por un momento y hacemos una pausa para mirar hacia atrás, podremos darnos cuenta que nos encontramos exactamente donde nos han traído nuestras acciones pasadas. El ser humano construye su futuro día a día mediante sus pensamientos, palabras y acciones y estas a su vez van moldeando el presente.

Algunos pueblos que han tomado consciencia de la importancia de los actos de cada uno de sus habitantes para la consecución de un fin común, han incorporado a sus culturas la tradición de los propósitos a alcanzar en el año nuevo.

Esta tradición es muy sencilla. En ella cada persona se traza metas que hasta ahora no ha podido alcanzar o no se había planteado y se hace el firme propósito de lograrlas durante el año que recién comienza.

Puesto que según la tradición esto ocurre generalmente en alguna reunión social relativa al nuevo año, puede ser la cena de fin de año o la primera reunión de familiares y amigos del año que apenas comenzó, es costumbre comunicarse entre los concurrentes sus propósitos para de esta manera intercambiar opiniones sobre la mejor manera de lograrlos y obtener el apoyo necesario de quien esté dispuesto a brindarlo para concretarlos y si ocurre que se encuentran personas con propósitos comunes, unir esfuerzos para facilitar su consecución.

Esta tradición no está limitada exclusivamente a propósitos individuales, pueden plantearse también propósitos familiares, de grupo, sociales y hasta mundiales y de esta manera poner un granito de arena para construir un mundo mejor, el mundo que todos en el fondo deseamos.

Con el pasar del tiempo nuestra voluntad se fortalece y nos sentimos cada vez más capaces de lograr lo que nos propusimos y no solo eso, sino que también sentimos la necesidad de hacer algo por aquellos que hasta ahora no se han propuesto lograrlo por sí mismos y comienza entonces un proceso de crecimiento en el cual nos volvemos conscientes de que somos dueños de nuestros destinos y capaces de utilizar nuestra voluntad en formas cada vez más creativas y constructivas.

A partir de ese momento vemos los obstáculos solo como situaciones a superar y de las cuales aprender, el contento se abre paso entre los lamentos, la alegría vence a la tristeza y la esperanza, la seguridad y la confianza reinan donde antes se encontraba el temor.

Siempre podemos escoger entre vivir el mundo tal cual lo conocemos o cambiarlo en el que deseamos… la decisión al final es de cada uno según decida ejercitar su libre albedrío…

¡Feliz 2011 y que todos sus deseos se concreten en realidad!

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *