Home Editoriales Este loco, loco, loco mundo
0

Este loco, loco, loco mundo

0
0
Tab Machado
Tab Machado

Ya nada me extraña de este loco, loco, loco mundo que nos ha tocado vivir… la globalización ha minimizado las distancias físicas pero, a su vez, ha puesto de manifiesto la miopía espiritual, la falta de valores y la pobreza de metas comunes que tiene la increíble fauna humana que habita este planeta… Se podría decir, en un tremendo contrasentido literal, que hay un orden caótico que gobierna la humanidad y que la lleva directamente a la nada.

No hay propósitos comunes, no hay cuidado del único medioambiente en el que se vive, se prioriza lo individual sobre lo genérico, la gente está dividida por fronteras físicas que imponen los países y por fronteras morales y del alma impuestas por diferentes creencias, religiones o dogmas. Hay odio racial entre sus semejantes, intolerancia, sectarismo, fanatismo, exaltación del yo y una carrera desenfrenada por poseer, acaparar y tener poder…

¿Cree que eso es todo?, pues no, porque el prodigio de la tecnología ha sido el mejor escudo que el ser humano haya podido encontrar para el bálsamo de su psiquis errática y tímida, permitiéndole aislarse aun mas ya que ahora puede tener “amigos virtuales” a los que no tiene la necesidad de ver en persona y donde, al no haber responsabilidades de compartir, todos muestran buen carácter y exaltan virtudes propias que en la vida real casi nunca tienen…

El mensaje erróneo de cómo debe ser una humanidad, que se jacta de ser pensante,  se multiplica con los juegos electrónicos, donde la violencia y el deseo de vencer, son el único objetivo que inculcan, sumándose a los denominados juegos en línea multiplayer de internet, en el que los jugadores inventan un mundo virtual donde interactúan entre sí, contribuyendo ambos a ese desorden de objetivos reales, porque es mucho más fácil alcanzar logros en lo virtual e intangible que en lo real y verdadero…

Ante semejante panorama es un verdadero milagro que aun el mundo mantenga su vertical… La única explicación para ello podría ser la misma que dan los científicos cuando hablan de un virus que ataca un cuerpo y lo destruye. Las células portadoras del virus cohabitan un mismo lugar y trabajan para destruir lo que lo rodea, aunque lo que están haciendo en realidad es destruirse a si mismo… ¿Somos la humanidad el mayor virus de nuestro planeta y/o del universo? Parece ser que si… ¿Hay aun algún tenue rayo de esperanza para la raza humana? Eso depende de usted, de mi y de la sociedad en su conjunto… cambiar se puede… ¿Pero se quiere?

Cuenta una historia  de Kurt Kauter que una vez un colibrí le preguntó a una paloma: “¿Puedes decirme cuánto pesa un copo de nieve?”. Nada”, fue la respuesta de la paloma… “Si eso es lo que piensas, que no pesa nada, te voy a contar una historia dijo el colibrí. “El otro día me posé en la rama de un pino, cerca de su tronco.

Hacía frío y comenzó a nevar mansamente. No era una de esas ventiscas terribles que azotan los árboles y los retuerce dolorosamente. Nevaba como un sueño, sin violencia, sin heridas. Como no tenía nada que hacer, empecé a contar los copos que caían sobre la rama. Había contado exactamente 3.741.902 copos, cuando cayó el siguiente sin peso alguno, como tú dices y quebró la rama”… Dicho esto, el colibrí levantó el vuelo y dejó pensando a la paloma que, pasados unos minutos, se dijo: “Quizás tan sólo sea necesaria la colaboración de una persona más para que la verdadera humanidad se abra camino en el mundo”…

Si afincamos en nuestro corazón dos frases tales como “ama a tu prójimo como a ti mismo” y “haz el bien y no mires a quien”…quizás podamos ser ese copo de nieve que hace tanta falta para cambiar al mundo… de ti depende… y de mí también…

tags:

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *