Home Editoriales Evolución/nóiculovnI
0

Evolución/nóiculovnI

0
0
Tab Machado
Tab Machado

Puedo dar certeza y fe hoy de que la teoría de la Evolución de las Especies es una verdad incontrastable e irrebatible y usted puede comprobarlo tan fácilmente como lo he hecho yo… El mejor ejemplo que les puedo dar es que, antiguamente, los humanos tenían manos y dedos de carne y hueso pero, gracias a la selección natural (ese proceso que es responsable por la evolución de las adaptaciones de los organismos a su medio ambiente) ha incorporado a sus extremidades superiores una pantalla táctil con la que puede comunicarse con otros de su especie, recibir y brindar información, ver imágenes en alta definición y un cúmulo de prodigios mas…

Ah, ¿No me cree? Entonces salga un momento a la calle y fíjese en la gente a su alrededor, incluso los que van dentro de los vehículos (y lo que es peor: quienes los conducen) y los verá a todos fascinados por el nuevo apéndice que tienen en su mano. Tal es así que hasta le hablan o la pulsan frenética y compulsivamente tal cual un tic… Gracias a Dios, por ahora, se tiene esa dichosa pantalla en una sola mano pero como la selección natural es exigente no dude que en poco tiempo se posea en ambas extremidades y ahí sí que habremos mutilado definitivamente el desarrollo de nuestro ya maltratado y aburguesado intelecto.

Pero lo que me pregunto es si este accesorio extra que hemos incorporado es sinónimo de evolución real porque veo a la gente absorta en su propia mano, ausente, que no ve ni disfruta lo que hay a su alrededor, aun conduciendo un vehículo se distrae tanto con su nueva extensión corporal que desatiende las señales de tránsito con el peligro que eso conlleva.

El deslumbramiento es total, solo hay ojos para el refulgir de la pantalla, oídos para escuchar lo que de allí nos hablan y tacto para escribir y manipular el novel agregado de la mano. Si tomamos en cuenta que de los 5 sentidos que tenemos 3 (vista, oído, tacto) lo usamos íntegramente para atender en exclusiva la novedad evolutiva que pende de la mano, debemos concluir que en vez de evolución lo que hemos logrado es idiotizarnos en grado sumo…

Mi hijo más chico me dijo con voz grave y mirada solemne hace unas noches atrás: “papá, me preocupa el futuro” y yo, sin parpadear y tratando de robustecer su confianza, le respondí: “no te preocupes, todo va a estar bien”… Luego me di vuelta y me vino a la mente la imagen del ser humano con su nuevo, lujoso y superfluo anexo evolutivo y el que quedó preocupado y con insomnio fui yo… Por eso le pregunto: ¿Vamos bien o no? ¿Qué le parece a Usted? La verdad es que a esta altura yo también (al igual que mi hijo) preciso una rebosante cucharada sopera de esperanza y optimismo… ¿Evolución o nóiculovnI? Ojalá aun no sea tarde para reencontrar el camino…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *