Home Tema Central ¿Existen las almas gemelas?
0

¿Existen las almas gemelas?

0
0

Cuando dos personas se llevan muy bien, tienen gustos similares o complementarios y piensan de forma similar suele decirse que son almas gemelas…

Habitualmente suele atribuirse al magnetismo o la atracción la relación entre dos personas, pero cuando el vínculo se vuelve más estrecho e indisoluble entonces se dice que ambas personas son almas gemelas.

Según Platón, los seres inicialmente eran hermafroditas y fueron los dioses los encargados de separar sus sexos para debilitar el gran potencial que tenían como entes. Y, desde ese entonces, las almas gemelas se han lanzado a una búsqueda infinita de esas dos partes que en algún momento fueron una y cuyo reencuentro se convierte en el más sublime y mágico de los amores.

Esas sensaciones de conexión, de gran atracción y de un gozo y sentimiento profundo que se tiene a veces al ver a alguien a quien supuestamente no se conoce, son una forma de explicar esta conexión con el alma gemela.

Según expertos, cuando una persona encuentra a su alma gemela termina como viéndose a un espejo y mirándose a ti mismo. Siente una familiaridad inexplicable, reconoce su energía y de inmediato se transporta hacia su alma, porque una misma energía se reconoce y busca fusionarse.

Otros entendidos dicen que precisamente ese es uno de los propósitos de la reencarnación, que nuestra energía transite por varias vidas hasta encontrar a su otra mitad, lo cual puede llevar un tiempo indeterminado y varias vidas a cuestas.

Al parecer existiría una atracción magnética entre esas almas que son la una para la otra y generalmente el encuentro sucedería mucho antes de que ocurra el descubrimiento concreto de la otra persona. Es común que se haya vivido la experiencia sin saberlo, porque la afinidad suele ser tan sutil que el ego y el individualismo puede no reconocer la presencia de esa otra parte de nuestro ser. Es por eso que las almas gemelas no necesariamente culminen en encuentros finales felices, pues puede ocurrir que una no reconozca a la otra y de esta manera no se lograría la fusión deseada, ni conseguir su transformación y evolución.

Se dice que el universo conspira para que las dos almas gemelas se reencuentren y que las señales para ambos se dan de manera sistemática, sin embargo, esta experiencia no define nada, ya que, aún así, las almas gemelas deberán pasar por muchas dificultades y obstáculos para reunirse gloriosamente.

Teoría de Platón

La teoría de Platón dice que las mujeres y los hombres, no eran como son hoy, había solo un ser, que era bajo, con un cuerpo y un cuello, pero cuya cabeza tenía dos caras, cada una mirando en una dirección. Era como si dos criaturas estuviesen pegadas por la espalda, con dos sexos opuestos, cuatro piernas y cuatro brazos.

Los dioses griegos, sin embargo, eran celosos y vieron que una criatura que tenía cuatro brazos trabajaba mas, dos caras opuestas estaban siempre vigilantes y no podían ser atacadas a traición, las cuatro piernas no exigían tanto esfuerzo para permanecer de pie o andar durante largos períodos y, lo que era más peligroso: la criatura tenía dos sexos diferentes, no necesitaba a nadie más para seguir reproduciéndose en la tierra.

Entonces dijo Zeus: el supremo Señor del Olimpo, “tengo un plan para hacer que estos mortales pierdan sus fuerzas” y con un rayo partió a la criatura en dos y así creó al hombre y a la mujer.

Eso aumentó mucho la población del mundo y, al mismo tiempo, desorientó y debilitó a los que en él, habitaban porque ahora tenían que buscar su parte perdida, abrazarla de nuevo y, en ese abrazo: recuperar la antigua fuerza, la capacidad de evitar la traición, la resistencia para andar largos períodos y soportar el trabajo agotador. Y desde entonces los seres humanos vagan solos y perdidos buscando su otra mitad para fundirse en un abrazo que les devuelva la sensación de estar otra vez completos en cuerpo y alma…

También hay otra leyenda, similar en la tradición Hebrea y que se relata en el libro del Zohar, que dice que, “antes de venir a esta tierra, cada alma y cada espíritu se compone de un hombre y de una mujer unidos en un simple ser. Al venir a la tierra esas dos mitades son separadas y enviadas a animar dos cuerpos diferentes. En el casamiento Dios los une como antes y vuelven a ser otra vez un alma y un cuerpo únicos. Las almas que no han hallado sus verdaderas compañeras en la tierra seguirán buscando después de la muerte. Así los suspiros que parten de los seres resuenan en el alma en busca de su alma gemela…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *