Home Entretenimiento Insólitas Exorcizan en Chile “casa embrujada” cuyos espectros atacaron a la Policía
Exorcizan en Chile “casa embrujada” cuyos espectros atacaron a la Policía
0

Exorcizan en Chile “casa embrujada” cuyos espectros atacaron a la Policía

0
0

Funcionarios de Carabineros de Chile acudieron a atender un procedimiento en una vivienda ubicada en el sector de Alerce, en Puerto Montt. Al parecer los uniformados respondieron a un presunto principio de incendio, sin embargo pudieron comprobar que esa situación no estaba ocurriendo, sino que los moradores aseguraron ser testigos de objetos que levitaban y flotaban en el domicilio, por lo que los efectivos policiales ingresaron a la vivienda.

Los carabineros sostienen que al momento de entrar, fueron atacados por un cuchillo que aparentemente salió de la nada. “Al ingresar al domicilio pudimos percatarnos que de forma sorpresiva caían objetos desde el entretecho. Igualmente cuando iba saliendo un cuchillo de unos 15 centímetros pasó rozándome la espalda. Gracias a Dios tenía el chaleco antibalas, por lo que no se produjo lesión”, indicó el cabo segundo Olavarría, de la Sexta Comisaría de Alerce.

El efectivo agregó que “hay algunos colchones quemados, como asimismo objetos rotos, como lámparas que cayeron del techo”.

La familia afectada, dijeron que no se sentían en condiciones de pernoctar en la casa, por lo que recibieron asistencia en una sede social. “Está pasando una situación que es de carácter totalmente paranormal. Una familia se está viendo asustada en su casa por situaciones muy extrañas que hace días estaban ocurriendo y que hoy día han alcanzado su cumbre, lo que significó que nosotros respondiéramos al llamado como municipalidad para poder atender a la familia”, indicó el director de la Dirección de Desarrollo Comunitario (Dideco), Arturo Sánchez.

Fuentes del municipio indicaron que el personal de Carabineros ya no se atreve a reingresar a la morada, debido a la extraña situación. Al lugar acudieron también sacerdotes y pastores evangélicos.

 

120 personas salen corriendo y dejan una larga cuenta en un hotel de España

Un centenar de personas celebró a lo grande un bautizo en el Hotel El Carmen en el municipio leonés de Bembibre, con 30 botellas de whisky, vino, refrescos y música en directo. Parece que lo habían considerado todo, dado que reservaron el local de antemano. Solo se olvidaron de un pequeño detalle: pagar la cuenta.

La cena de 120 personas, que aseguraban ser vecinos de San Miguel de las Dueñas aunque tenían un acento extraño, elevo la deuda a más de 2.000 euros. Al final del banquete, cuando una pequeña orquesta comenzó a tocar y los camareros se fueron para buscar el postre, los invitados tomaron sus pertenencias y abandonaron el local a la carrera.

“Cuando fuimos al comedor a servir la tarta habían desaparecido”, explicó el propietario del hotel que aún sufrió un intento de atropello de parte de uno de los invitados, cuando él junto con los camareros querían detener a los fugitivos en el aparcamiento.

“Tratamos de pararlos, pero ¿cómo nos ponemos delante de 100 personas?”, exclamó la mayor víctima de la estafa, que pronto acudió al cuartel de la Guardia Civil de Bembibre para denunciar el hecho, informando las matrículas de los coches de los fugitivos y el nombre del padrino.

Al parecer se trata de un caso más del nuevo fenómeno social  denominado ‘sinpa’, donde las personas abandonan un establecimiento ‘sin pagar’.

 

Vecinos de un pueblo escocés afrontan problema de tránsito con un secador  de pelo

Pese a tratarse de un pueblito de tan solo unos 1.700 habitantes, la circulación vial resulta problemática en Hopeman. Según informes, una calle recta cruza la localidad y conecta con una carretera. Al parecer, no todos los conductores se toman la “molestia” de darle un respiro al acelerador al pasar por la zona urbanizada y lo hacen a velocidades superiores a los 100 kmh.

Los vecinos del lugar temen que en algún momento se produzca un accidente, especialmente a la hora que los niños cruzan para ir a la escuela. Ante tal situación, algunos residentes decidieron llevar a delante una estrategia que se basa en la impostura y el bluff: vestirse con chalecos fluorescentes y apuntar a los conductores con secadores de pelo, con la esperanza de que los automovilistas no perciban que no se trata de radares.

Dennis Slater, alcalde de Hopeman, dijo que la media es “un intento desesperado de la comunidad” para lograr que los conductores aminoren la marcha al pasar por el pueblo, pero que la solución definitiva corresponde a la Policía.

Las autoridades policiales escocesas comentaron que se trabaja para solucionar la situación cuanto antes.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *