Home Locales Fe, devoción y tradiciones se unen en Festival ‘Our Lady of Mt. Carmel’
0

Fe, devoción y tradiciones se unen en Festival ‘Our Lady of Mt. Carmel’

0
0

El centenario festival ‘Our Lady of Mt. Carmel’ ha logrado fusionar la fe, devoción y tradiciones de las comunidades residentes en Melrose Park.

Renovando una tradición centenaria se celebró el fin de semana pasado una nueva edición del Festival ‘Our Lady of Mt. Carmel’, una fiesta tradicional que reúne a más de treinta mil visitantes, lo que lo convierte en uno de los festivales de mayor popularidad en el área.

Esta centenaria festividad, nacida en1894 por parte de la Comunidad Italiana de Melrose Park, se extiende por 4 días, finalizando el domingo con una gran procesión por las calles de la ciudad. En el festival se puede disfrutar también de diferentes puestos de comidas y bebidas, un carnaval para los niños y un escenario donde desfilan diferentes artistas.

El festival, que se realiza en forma anual, está orientado hacia la familia y el reconocimiento de la diversidad étnica que existe en la ciudad. Por medio del evento los organizadores buscan también una forma de armonizar la fe religiosa con la diversión, mediante una combinación que unifica, proporcionalmente, a la oración y la fe con el entretenimiento y los juegos, en una fiesta que tiene una vigencia de 119 años de celebración para disfrute de toda la comunidad.

El domingo, último día de la celebración, se realizó una procesión donde participaron los organizadores del evento y gente de la comunidad. Esta procesión es muy especial y tiene una gran tradición cultural, concurriendo personas de diferentes ciudades y estados a participar de la misma.

Uno de los momentos más emocionantes es cuando las personas cumplen con la ceremonia denominada “los pasos de mi madre”, en la cual familias enteras visitan, desde tempranas horas, todos los lugares a los que su madre concurría en peregrinación a la Iglesia con el santo de su devoción, para luego si participar de la celebración de la procesión general.

Fedejal participó por tercera vez celebrando a Santo Toribio Romo

La Federación Jalisciense del Medio Oeste participó por tercera vez en la procesión de Nuestra Señora de Monte Carmelo celebrando a Santo Toribio Romo. Cerca de Doscientas personas acompañaron al protector de los inmigrantes y cientos más saludaban entusiastamente su paso al borde de la calle.

La fe y el agradecimiento quedaron de manifiesto una vez más con testimonios elocuentes. Juan, por ejemplo, dijo que participaba de la procesión pues Santo Toribio le había hecho un milagro. “Tenía un problema de salud muy grande, un problema renal que me daba muchas dificultades así que le pedí a Santo Toribio que me ayudara y milagrosamente el problema pasó. Por eso estoy acá, agradeciendo el favor recibido y acompañando a todas aquellas personas que necesitan de él. Si uno tiene fe y confía, el milagro se realiza”, explicó.

En la procesión iba también un matrimonio en el cual el esposo atraviesa un momento difícil por tener que enfrentar dentro de unos días una corte de inmigración. “Vinimos con mucha fe a pedirle a Santo Toribio que nos haga un milagro” dijeron ambos y marcharon luego por las calles de la ciudad con gran fe y devoción.

Judith, a su vez, dijo que fue a ver la película For Greater Glory (Cristiada) y que ya van varios grupos  de Fedejal que han ido a verla y que le inspiró mucho porque le hace entender mas el porqué hubieron personas que pelearon para que en México se pueda tener hoy la libertad de practicar la religión. “La procesión es un paso más para celebrar, agradecer y venerar a aquellas personas como Santo Toribio que dieron su vida para que nosotros podemos disfrutar en México de la libertad religiosa”.

Son muy conocidos los milagros que realiza Santo Toribio y la comunidad tiene en la Iglesia de Monte Carmelo, gracias al esfuerzo de Fedejal, un altar con la imagen de Santo Toribio que fue bendecido por el Cardenal de Guadalajara, Monseñor Juan Sandoval Iñiguez y una reliquia para que puedan expresarle su devoción.

Toribio Romo González nació en Santa Ana de Guadalupe, que pertenece al municipio de  Jalostotitlan, Jalisco, el día 16 de abril de 1900. El día de su martirio fue el sábado 25 de febrero de 1928 cuando tenía 27 años de edad. El papa Juan Pablo II santificó y beatificó a varios mártires de “la Cristiada” y entre ellos a Santo Toribio Romo el cual fue canonizado el 21 de Mayo de 2000.

 

 

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *