Febrero trajo nuevamente una gran tormenta de nieve y un récord histórico

Febrero nos trajo, al igual que en el 2011 y el 2015, una gran tormenta de nieve y, además, la igualdad del récord histórico de días con cantidades medibles de nieve.

Una tormenta invernal trajo fuertes nevadas a Chicago y suburbios, provocando la cancelación de más de un millar de vuelos, el colapso de carreteras, el cierre de escuelas y, lamentablemente, la muerte de al menos 4 personas desde que comenzó la nevada, en incidentes relacionados con la remoción de nieve.

El aviso de clima invernal severo se extendió hasta el domingo pasado, lo que provocó advertencias de viaje en las carreteras, donde igualmente se produjeron embotellamientos y algunos accidentes. Al irse acumulando la nieve de forma constante, una imagen se repitió en toda el área: residentes apaleando el blanco elemento para mantener sus casas y banquetas en condiciones de transitar sin dificultades.

Los 3 días de nieve que trajo la tormenta se sumaron a otros 6 días anteriores de acumulaciones medibles, lo que permitió igualar un récord histórico de 9 días consecutivos de registros. Según el Servicio Meteorológico Nacional, cantidades medibles de nieve significa la caída de 0.1 pulgadas o más, cosa que ocurrió en Chicago y suburbios, igualando un récord y marca que apenas es la tercera vez que ocurre desde que el servicio meteorológico comenzó a llevar registros en 1885. La última vez que cayó nieve por 9 días seguidos fue desde el 6 hasta el 14 de enero de 2009 que, a su vez, había sido en ese entonces la primera vez en más de un siglo que hubo nieve medible durante tantos días.

Febrero es un mes con mucha nieve y ya ha dejado, en los últimos tiempos, grandes tormentas que se han convertido en históricas. En 2011, por ejemplo, la ‘Super Tormenta’ acumuló hasta 19.3 hinches de nieve, pintando de blanco toda la región y convirtiéndose en la tercera marca de registro histórico. En el 2015, mientras tanto, una nueva tormenta de nieve fue catalogada como la quinta más grande de la historia y rompió el récord como la que más acumulación alcanzó, en un período de 24 horas.

Luego de la tormenta caída el fin de semana pasado se estima que febrero de 2018 se contará entre los 20 de más acumulación desde 1885.

Se fue la tormenta y quedaron los carámbanos

Luego de la tormenta, la acumulación de nieve y la reaparición del sol, empezaron a surgir desde el techo de casas y edificios los carámbanos (trozos de hielo que se forman cuando el agua que gotea de un objeto se congela por efecto del frío reinante). Esto supone un nuevo problema, dado que los carámbanos pueden desprenderse súbitamente de los techos y caer sobre las personas. Si bien las muertes por caída de carámbanos son poco frecuentes, igualmente pueden llegar a suceder. Por eso es preferible ser cautelosos, estar atentos a los carámbanos y seguir las siguientes recomendaciones:

  • No se pare bajo estructuras con carámbanos, ya que su peso puede hacer que canaletas, toldos y elementos decorativos colapsen y caigan al piso.
  • Use un poste de madera que sea lo suficientemente largo para estar alejado y que los carámbanos puedan ser derribados sin causar lesiones personales al pararse debajo de ellos o por extensión de su alcance.
  • Toque los carámbanos al quitarlos, no se debe golpearlos con mucha fuerza. Golpear el carámbano con fuerza puede causar daños al área donde se ha formado. Si el carámbano no se suelta, póngase en contacto con un contratista profesional para realizar el trabajo de eliminación.
  • Nunca se suba a un techo cubierto de nieve o hielo ya que podría resbalar.
  • Nunca coloque una escalera directamente contra una canaleta cubierta de hielo o carámbanos. La presión de la escalera contra la canaleta puede hacer que el hielo o los carámbanos se deslicen y caigan sobre la persona o la propiedad que se encuentra debajo.

Finalmente tenga mucho cuidado con el derretimiento de la nieve, ya que puede congelar el agua que se acumula en el suelo y, al pisar el área, puede provocar accidentes.

 

 

Leave a Comment