Home Editoriales Tab Machado ¿Feliz? Navidad
0

¿Feliz? Navidad

0
0

Es tiempo de navidad, de familia, reencuentros, abrazos y fiestas, sin embargo me cuesta contagiarme de esa sensación sin sentir un tremendo vacío y que, al final, la sonrisa se termine convirtiendo en una mueca de lo que siente el alma… Y es que, ¿cómo puedo asociarme a esa alegría colectiva cuando muchas familias están desmembradas debido a la intransigencia, violencia y/o intolerancia? ¿Como puedo alegrarme cuando hay personas que incitan a la discriminación, exclusión y aislamiento de otros semejantes tan solo por ser diferentes?

Como puedo ser feliz cuando un reciente informe estima que hay 40 millones de personas que son víctimas de esclavitud moderna y que una de cada cuatro de esas personas es un niño… 

Como puedo sentir dicha si alrededor de 815? millones de personas en el mundo no tienen suficientes alimentos para llevar una vida saludable y activa. Eso significa que casi uno de cada ocho seres humanos en la tierra no tiene suficientes alimentos…. y no solo para estas fiestas, sino para todo el año.

Como puedo pensar en celebrar si un informe de Children Internacional señala que más de la mitad de la población que habita el planeta aún viven con menos de 2,50 dólares al día, que si usted gana más de 34,000 dólares al año se encuentra entre el 1% más rico de la población mundial, que 400 millones de niños viven en la pobreza extrema y que, cada año, 6 millones de niños menores de 5 años mueren de desnutrición…

Como considerar abrir regalos con alegría y despreocupación cuando la organización internacional Oxfam ha advertido que el próximo año la riqueza del 1% más rico de la población del planeta superará la del 99% restante, a menos que se revierta la actual tendencia de desigualdad y concentración de riqueza. Para hacerlo habría que dejar de pensar, además, que más de la mitad de la población mundial no cuenta con servicios sanitarios básicos y unos cien millones de personas han caído este año en la extrema pobreza porque tienen que pagar por un tratamiento médico, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Banco Mundial (BM).

¿No se siente sorprendido? ¿Aún cree que se pueden obviar estas cifras abrumadoras y celebrar una ‘noche de paz, noche de amor’? ¿Aún tiene ganas de cena de navidad, regalos, pan dulce y champaña? A mí, por lo menos, me resultan amargas, superfluas y ostentosas las fiestas navideñas conociendo estas cifras escalofriantes…

Pero, si aún al llegar aquí, todos los argumentos esgrimidos anteriormente pudieran obviarse, caer en saco roto o ser ignorados porque son ‘problemas ajenos’… entonces finalmente pregunto: ¿cómo puedo celebrar esta época navideña si el predicamento de Jesús (el supuestamente festejado) para la humanidad fue de amor al prójimo, humildad, caridad bien entendida, perdón y misericordia y nuestras acciones diarias son la antítesis de todo esto? Recordar… eso es lo que hago estos días, evocar el camino que nos fue marcado y mirar con vergüenza lo lejos que nos encontramos de la ruta hacia un mundo mejor. Mientras tanto, lo único que me queda es conservar la tenue e ingenua esperanza de que, quizás, algún día todos juntos encontremos el rumbo perdido pero sé que eso será, como dicen en mi pueblo, ‘cuando las gallinas tengan dientes’… ¿Feliz? Navidad…

 

 

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *