Home Historia de los Mundiales Francia se dio el gusto…

Francia se dio el gusto…

0
0
Francia 1998
Francia 1998

Con Zinedine Zidane como estandarte Francia ganó un mundial que pintaba claramente para Brasil…

La XVI Copa Mundial  fue la mayor de la historia: en ella participaron 32 equipos que disputaron 64 encuentros. Los ocho grupos, de cuatro selecciones cada uno, fueron repartidos por toda Francia y el partido inaugural y la final se disputaron en el espléndido Estadio situado en Saint-Denis, al norte de París.

La participación de 32 países suponía treinta puestos de clasificación disponibles, lo que dio más oportunidades a equipos africanos y asiáticos. Los grupos de cuatro equipos también reflejaron la distribución geográfica, ya que todos ellos, excepto uno, contaban con dos selecciones europeas, una americana y otra africana o asiática.

Como suele ocurrir en la Copa Mundial la primera ronda deparó no pocas sorpresas. Algunos de los favoritos tuvieron que dejar paso a conjuntos por cuya clasificación nadie habría apostado en un principio. España, tras un mal comienzo y a pesar de despedirse con la cabeza bien alta, no consiguió acabar con su mal fario en la Copa Mundial. Cuando lo tenía todo en contra, tras caer por 3-2 ante Nigeria en su primer partido, el equipo de Clemente logró hacerle seis goles a Bulgaria, pero finalmente fue Paraguay, tras su victoria sobre las ‘águilas verdes’, que lideraban el grupo, quien consiguió clasificarse, dejando fuera a España.

Colombia también se quedó en la primera fase, en un grupo encabezado por una selección rumana que dio la sorpresa al imponerse a Inglaterra por 2-1. Escocia y Jamaica tuvieron que inclinarse en sus grupos de clasificación ante Brasil y Argentina, respectivamente, pero sus hinchadas aprovecharon las dos primeras semanas de competición para repartir efusión y alegría por toda Francia. Marruecos también se marchó del torneo con cierta amargura, ya que un penal en el último minuto permitió a Noruega derrotar al todopoderoso Brasil y arrebatar la segunda plaza del grupo al combinado magrebí.

Francia 1998
Francia 1998

El encuentro más memorable de octavos de final fue el disputado entre Inglaterra y Argentina. La primera mitad pasará a los anales del deporte como 45 minutos de fútbol clásico: un penal para cada equipo en los diez primeros minutos; el golazo de Michael Owen, que adelantó a Inglaterra y el empate de Javier Zanetti, al borde del descanso. Tras la reanudación, los goles se vieron reemplazados por momentos dramáticos: Beckham fue expulsado por dar una patada a Simeone y el árbitro anuló a Campbell el tanto que hubiera supuesto el triunfo inglés, por falta sobre el portero. Hubo prórroga, penales, etc. Roa le paró a Batty el quinto y último lanzamiento de Inglaterra, clasificando así a la “albiceleste” para la semifinal.

Por su parte, Francia, la nación anfitriona, avanzaba con paso lento pero seguro hacia su cita con el destino. Tras hacer pleno en la fase de liguilla, encontró una encarnizada resistencia ante Paraguay y necesitó para clasificarse el primer gol de oro de la historia de la Copa Mundial, logrado por Blanc en el minuto 113. Italia fue su siguiente rival y esta vez fueron los postes los que vinieron a su rescate. Baggio cabeceó fuera un balón cuando estaba sin marca en los últimos minutos de la prórroga y Di Biagio envió al larguero el quinto y decisivo penal.

En semifinales, Francia  se cruzó con la revelación del campeonato: Croacia. En su primera Copa Mundial tras la división de la ex Yugoslavia en varios estados independientes, los héroes de camiseta a cuadros de Miroslav Blazevic arrollaron a Alemania con un 3-0 en cuartos de final y, más adelante, dejaron de piedra a la afición local cuando Suker, ganador de la bota de oro, adelantó a su equipo ante Francia después del descanso. Surgió entonces la figura de Thuram para marcar sus dos primeros goles como internacional y preparó una final de ensueño: Francia contra Brasil, vigente campeón, que se había impuesto a Chile, Dinamarca y Holanda en las eliminatorias.

El 12 de julio, “llegó el día de la gloria”,  con un gol de cabeza en el minuto 27 y otro en el tiempo añadido de la primera mitad, Zidane asestó a sus rivales brasileños dos golpes de los que ya no se recuperarían. A pesar de quedarse con diez hombres tras la expulsión de Desailly en el minuto 68, la fortaleza francesa no sólo resistió la acometida final de Brasil, sino que incluso marcó otro tanto, tras un contragolpe de Petit en el último minuto. El pitido final del colegiado marroquí Belqola, fue la señal para que todo el país diera rienda suelta a un éxtasis de júbilo. Tan sólo en los Campos Elíseos se dieron cita más de un millón de personas, que celebraron el triunfo bailando toda la noche.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *