Home Editoriales Fuego en el Corazón
0

Fuego en el Corazón

0
0
Tab Machado
Tab Machado

¿Saben cuál es la mayor diferencia entre el éxito y el fracaso, el triunfo y la derrota? El fuego interior, la tenacidad y el deseo de superación constante. Quien tiene en su corazón el fuego sagrado de superarse contantemente a sí mismo, disfrutará siempre de la oportunidad de triunfar… quien se conforma, quien se deja vencer por las dificultades, quien no tiene el deseo de superar sus propios logros podrá disfrutar algunos

triunfos ocasionales y fortuitos pero, a la larga, la apatía, la comodidad y el conformismo, lo harán caer en la chatura y en la mediocridad…

La gente muchas veces confunde y compite en logros con los demás, sin darse cuenta que el verdadero triunfo, el verdadero éxito en la vida no es ganarle a un semejante, sino superar nuestros propios triunfos y llegar a una nueva meta o marca personal. Allí está el verdadero desafío, esa es la verdadera esencia del éxito y de la superación propia…

Cuenta una historia que un hombre observaba absorto un grupo de hormigas que trabajaba sin desmayos, llevando comida para su hormiguero. El camino era largo y lleno de desafíos, pero las hormigas superaban todo con tremendo afán.  Hubo una hormiga en particular que atrajo su atención. No era diferente a las demás en su complexión física o su tamaño, pero se había propuesto llevar al hormiguero una hoja que era casi seis veces más larga que ella misma. El hombre dudó que la hormiga pudiera alcanzar con éxito tremenda tarea por lo duro del camino y se quedó mirando con atención aquella titánica y empecinada lucha…

Después de avanzar varios metros dificultosamente con semejante carga y de haber superado con paciencia y espíritu indomable diversas dificultades del terreno, la hormiga llegó a una especie de grieta, estrecha pero profunda, formada entre dos grandes piedras. La hormiga probó cruzar de una manera y de otra, pero todo su esfuerzo fue en vano.

El hombre  estuvo tentado de ayudarla porque le dio pena la lucha sin cuartel que libraba empecinadamente la pequeña y valiente hormiga, había visto todo su esfuerzo superando verdaderas adversidades del terreno y creyó que ese era el límite de sus posibilidades, pero lo que vio a continuación lo lleno de admiración y respeto, ya que la hormiguita hizo lo increíble: con gran habilidad apoyó los extremos de la hoja en un borde y otro de la grieta y así se construyó su propio puente, sobre el cual pudo atravesar el abismo…  al llegar al otro lado tomó nuevamente su carga y continuó sin inconvenientes. La hormiga supo convertir su carga en un puente y así superó su limitación para alcanzar su meta…

Donde otros quizás se rinden, en el lugar que se cree es el límite definitivo, siempre hay alguien con fuego en el corazón, espíritu indomable y deseos de superación personal, que transforman la carga en puente y superan (para asombro de los demás) sus propios logros, alcanzando metas jamás pensadas… Siempre se puede dar un paso más allá de tu propio límite si crees en ti mismo, sientes el deseo de superación constante y tienes el fuego sagrado de aquellos que nunca, jamás, se dan por vencidos… de ti depende…

tags:

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *