Home Editoriales Carlos Rojas Ganarle al futuro
0

Ganarle al futuro

0
0
Carlos Rojas
Carlos Rojas

Amadísimo Lector gracias por leer Ultimas Noticias. El sufrimiento de los pequeños no es un sufrimiento pequeño, por eso debemos ayudarlos, respetarlos y escucharlos… Esta vez comentaremos sobre los que se han tomado el papel, dizque de forjar la humanidad.

Algunos, muy contados, han hecho bien su trabajo pero dije, algunos, otros se han creído grandes alquimistas y han convertido el oro en plomo o en hierro.

Desde siempre la humanidad ha sido representada o forjada por Padres, Maestros y Sacerdotes y lo que muchos no sabemos es que estos, a sus antiquísimos métodos o sistemas, los han hecho funcionar a su conveniencia y les han encontrado los muy bonitos nombres de escuela, gobierno, familia, iglesia o templo.

Acoto que hay personas con un gran apostolado para servir y construir pero hay otros, la mayoría, extremadamente perversos que sirven solo a sus intereses y a nuestros niños los han programado o hemos permitido que los programen, cortándoles la Luz y la gran capacidad con la que llegan a este mundo.

Los niños nacen como oro puro pero se las han arreglado para lograr una alquimia al revés y transformar ese oro en plomo… ¿Porque? ¿Para progresar? o como dicen casi todos ¿para tener una mejor vida? ¿Eso a cambio de qué? de dejar a nuestros niños durante horas ¿sabemos quién los cuida y como los tratan?

He visto pasar muchas celebraciones del día del niño y nunca han mencionado a Januz Korczak. Un hombre que nació en el seno de una familia judía acomodada e intelectual, fue pediatra, pedagogo y exitoso escritor. Abandonó su carrera para únicamente dedicar su vida a los niños y luchar para que fueran reconocidos y respetados independientemente de sus circunstancias y sin discriminación religiosa.

Henrik Goldszmit (Januz Korczak, nació en Varsovia en1878) sus obras más aclamadas por educadores y padres de familia en todo el mundo han sido traducidas en más de 27 idiomas. Destacan: Como hay que amar a un niño, El rey Matías y otras, la academia polaca de literatura le concedió el máximo galardón por el conjunto de su obra literaria en 1937.

Siempre a los niños les explicaba que sus derechos eran tan importantes como los de sus padres. Januz puso en práctica sus ideas respecto a los derechos del niño. La organización de sus orfanatos era como una republica infantil donde los niños celebraban asambleas generales que eran presididas por un niño, un sistema de recompensas y castigos, un parlamento, un tribunal y un periódico.

El objetivo de aquel sistema era crear una pedagogía del respeto y también educar para la democracia y la participación… estos orfanatos siguen siendo referentes en materia educativa.

Este hombre infatigable pasó toda su vida luchando para hacer valer y respetar las necesidades y los derechos de los niños. Lo que quedo en el recuerdo de todos no fue tanto su obra socioeducativa, como el hecho de que permaneciera hasta el final junto a sus 200 niños en el Gueto de Varsovia. No quiso abandonarlos, los acompañó para compartir su trágico destino y el 6 de agosto de 1942 murió por sus ideas y con sus niños en el campo de exterminio de Treblinka. Aquella fue su última batalla contra la barbarie.

El hecho de que Korczak renunciara voluntariamente a su vida por sus convicciones da una gran idea de su grandeza y la fuerza de su mensaje. Korczac fue un gran médico, pero decidió entregar su vida a los niños, diciendo que la medicina puede prevenir y curar las enfermedades pero no mejora la mentalidad de la sociedad…

También legó el siguiente mensaje para las generaciones futuras: “Es inadmisible dejar al mundo tal y como lo hemos encontrado”… Korczak murió fiel a sus ideales.

Querido lector gracias por leer Ultimas Noticias. El sufrimiento de los pequeños no es un sufrimiento pequeño, por eso debemos ayudarlos, respetarlos y escucharlos… Esta lucha por los derechos de los niños, seguirá siendo necesaria mientras no sean respetados en todos los países del mundo.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *