Home Entretenimiento Germán de Argumosa y la Psicofonía del Infierno
Germán de Argumosa y la Psicofonía del Infierno

Germán de Argumosa y la Psicofonía del Infierno

0
0

La llamada Psicofonía del Infierno, es una publicación supuestamente paranormal de unos diez minutos de duración que fue grabada por el profesor, filósofo, escritor e investigador español Germán de Argumosa y Valdés en Noviembre de 1985.

Germán de Argumosa y Valdés nació en Torrelavega, Cantabria, el 20 de octubre de 1921 y fue un conferenciante, articulista, escritor y parapsicólogo español que publicó varios artículos, la mayoría centrados en la parapsicología, faceta por la que fue más conocido. Argumosa fue uno de los principales promotores de las psicofonías, que él prefirió denominar parafonía. Falleció en 2007, a los 86 años de edad, a causa de enfermedad cardio-respiratoria.

La llamada Psicofonía del Infierno, según la versión del propio Argumosa, fue realizada una noche en una casa madrileña luego que, en una habitual reunión de amigos, le comentaran que en una de las estancias de esa casa, más concretamente una biblioteca, ocurrían cosas muy extrañas. Le comentaron que la gente allí se ponía mal, con desasosiego y que estaban convencidos de que había algo sobrenatural en la habitación.

Tras varias explicaciones para convencerlo, ya que él era una persona escéptica a realizar experimentos, Germán de Argumosa accedió a realizar una psicofonía en dicha estancia. La grabación fue hecha con una cinta desprecintada en el mismo lugar y el pacto fue dejar el aparato 10 minutos mientras todos estarían fuera de la biblioteca en cuestión.

Y así lo hicieron, dejaron la grabadora los 10 minutos pactados y volvieron a recogerla. Cuando procedieron a escuchar la grabación pudieron apreciar que los 10 minutos estaban repletos de gritos, golpes, insultos y ruidos extraños que parecían extraídos del mismísimo infierno (de ahí el nombre de esta psicofonía).

Los fragmentos de la cinta que más se han repetido en los medios, a lo largo del tiempo, muestran sonidos muy estridentes, choques metálicos, campanas, algo similar al estiramiento de cuerdas en potros de tortura, posibles latigazos o golpes con algún tipo de vara y, lo que es más sorprendente, se escuchan con relativa claridad lamentos, gritos, quejidos de dolor y voces, algunas de ellas claramente inteligibles y que profieren diversos insultos y amenazas.

Según el propio Argumosa, la parafonía en total es impresionante, tan terrible que después de esta primera emisión decidió no volver a emitirla de forma completa, a excepción de un fragmento de alrededor de cincuenta segundos que Argumosa pensó que era, de todo el conjunto, el menos impresionante o impactante para el oyente, advirtiendo siempre sobre la posibilidad de que personas hipersensibles que pudiesen escuchar el total de la parafonía, resultasen dañadas psicológicamente por ella.

En la grabación se dice que hay un momento en el que se oye una voz que dice de una manera agresiva “ya te tengo Juan” y poco después ” te mataré” y también se oye a alguien pedir “agua”.

Cuenta la leyenda que rodea a esta famosa psicofonía, porque no se sabe si es realidad a pesar de que es contada por el mismísimo Germán, que tras pasados unos 3 meses un diplomático de nombre Juan (que estaba presente en el acontecimiento) falleció, al parecer, de un paro cardio-respiratorio ahogándose y pidiendo agua.

Se han vertido una gran cantidad de hipótesis sobre esta parafonía y se sigue debatiendo aún sobre su autenticidad. Incluso en internet hay muchos supuestos pasajes de la misma para que el lector pueda juzgar por sí mismo a dicha grabación. Los expertos, mientras tanto, dicen que no solo existe la psicofonía de diez minutos sino que días después de la obtención de esta primera, se grabó en el mismo lugar, una segunda de veinte minutos de duración, sobre la cual ha trascendido muy poco (o ningún dato) aunque Argumosa la calificó en una entrevista como “más interesante”.

Cabe destacar que la inmensa mayoría de las parafonías son solamente palabras sueltas, ruidos de pocos segundos, por lo que diez minutos hacen de esta grabación algo extraordinario pero a la vez y de forma inevitable, también sospechosa. De todas maneras y a pesar de todas las hipótesis vertidas, la Psicofonía del Infierno sigue siendo un misterio (se puede creer su autenticidad o no), pero nadie queda indiferente al escuchar los fragmentos que han salido a la luz en estos últimos años.

La cinta de Argumosa fue escuchada en su totalidad por algunos expertos europeos en la materia quienes aseguraron no sólo que era auténtica, sino que era una de las cintas más aterradoras y realistas jamás grabadas. Hasta el mismo momento de su muerte, cuando era requerido por periodistas, Argumosa se negaba a reproducir la totalidad de la grabación, aduciendo que los primeros minutos se podían escuchar, no así los últimos, que eran demasiado espantosos.

La psicofonía registrada por Argumosa es la más famosa, terrorífica y larga en la historia de estos registros sonoros y se la conoce, como ya hemos dicho al inicio, como la “psicofonía del infierno”.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *