Home Editoriales Hacer o no hacer…ahí radica la diferencia
0

Hacer o no hacer…ahí radica la diferencia

0
0
Tab Machado

La falta de decisión  puede ser catalogada como uno de las falencias más dañinas que puede afectar el ser humano porque, una vez que llega y se instala en nosotros, difícilmente nos permita avanzar para conquistar nuestras metas.

La indecisión consiste en la incapacidad de una persona para evaluar cualquier hecho en el que deba tomar una determinación, elegir un camino entre varios que se le ofrecen, adoptar una decisión o resolver una cuestión. La duda o incertidumbre es la que nos lleva a frenarnos, a no avanzar por temor a equivocarnos o a dejar para mañana en forma indefinida una resolución que afecta nuestra vida.

 

Nadie es perfecto e infalible, por eso es normal que al tratar de resolver una situación  podamos equivocarnos, pero es preferible aprender de los errores que cometemos y corregir sobre la marcha, que paralizarnos ante la duda o la vacilación que irremediablemente nos llevará al fracaso. Ser precavidos y prudentes al tomar una decisión es muy acertado, pero dejarnos vencer por la duda o la indecisión puede ser lapidario a la hora de resolver un problema favorablemente.

Cuenta una historia  que una noche que era especialmente fría en el desierto, un beduino montó su pequeña tienda de campaña, tan pequeña que apenas cabía él acostado. Se despidió de su camello, llamado “Indecisión”, acariciándole la cabeza, pero dejándolo fuera y se dispuso a pasar una noche tranquila y reparadora.

Apenas había conciliado el sueño cuando el camello lo llamó con voz suave, pero insistente. “Déjame meter la nariz en tu tienda, hace mucho frío y la tengo completamente helada…” El beduino, que era un hombre bueno, accedió a tal petición.

Pero ocurrió que en cuanto se durmió profundamente, el camello empujó un poco y metió la cabeza completa. Como la tienda era tan pequeña, al hacer esto topó con la cabeza del hombre y lo corrió hasta que éste sacó los pies por el otro extremo. El beduino protestó, pero “Indecisión” le hizo ver que eso no era en realidad gran cosa. Pasó poco tiempo para el camello metiera los hombros y empujara a su patrón afuera, hasta las rodillas.

Para hacer el cuento corto, “Indecisión” siguió introduciéndose en la tienda, llenándola por completo y sacando al beduino por el otro extremo hasta que este quedó completamente fuera…

No dejes que germine en ti la semilla de la duda o la indecisión porque eso será fatídico para tu futuro, es mejor equivocarse decidiendo acerca de algo, que convivir con la duda de si puedes hacerlo o no. Como dice el título de la nota: hacer o no hacer, es ahí justamente donde radica la diferencia entre el éxito o el fracaso y de ti depende cual elijas…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *