Home Editoriales Hay muchos héroes entre nosotros…
0

Hay muchos héroes entre nosotros…

0
0
Jacqueline Camacho-Ruiz

La Sra. María se levanta más temprano que todos en su casa, medita un poco, da gracias por un nuevo día y baja a la cocina a preparar un delicioso desayuno para sus dos pequeños, Raulito y Cecilia. Mientras prepara el desayuno, ella se imagina lo felices que estarán sus pequeños al ver el rico despliegue de esmero y amor en cada detalle de su nutritiva comida.

Va a sus cuartos y con un tierno beso los despierta diciéndoles: “chiquitos, ya levántense, les tengo un rico desayuno preparado que les encantará.  Les hice un dinosaurio y una princesa”.  Ellos, entre dormidos y despiertos se levantan poco a poco con curiosidad de ver lo que mamá les tiene preparado.  Ella los ayuda a vestirse, peinarse y lavar los dientes para después llevarlos a la cocina.  Una vez ahí, Raulito y Cecilia con una carita de alegría y muy emocionados

le dicen a su mamá: “Gracias mami.”

Terminan su rico desayuno y se suben al carro para ir a la escuela.   En el camino, los tres en conjunto dan gracias a Dios por un día más de vida siguiendo la pauta de su madre.  Llegan a la escuela, y se despiden con un beso y abrazo enternecido.

Cuando la Sra. María regresa a su casa se dispone a limpiar la casa, trabajar en su pequeño negocio y pensar en lo que harán en ese día.  Después se dirige al centro comunitario para aportar una hora de su tiempo ayudando a personas necesitadas.

Recoge a sus niños de la escuela.  Los lleva al parque de la comunidad.  Regresan a la casa a hacer una deliciosa cena.  Raulito le ayuda a mamá a lavar los vegetales, mientras que Cecilia pone los cubiertos en la mesa. A la hora de dormir, la Sra. María les lee un libro tiernamente.

…día tras día la Sra. María sigue esta rutina de amor desinteresado, sin esperar nada a cambio.

La Sra. María es madre soltera.  A pesar de todos los problemas que tiene, ella no permite que éstos afecten a sus hijos o su propia felicidad.  Ella se muestra feliz y dichosa por tener todas las bendiciones en su vida, incluyendo a sus bellos hijos.

Hay muchas Sras. Marías en el mundo.  Éste ejemplo de fortaleza y compromiso para ser feliz es uno de millones que existen a nuestro alrededor.

Los verdaderos héroes no tienen capa y súper poderes.  Ellos son personas como tú que se esfuerzan cada día para hacer un mundo mejor para las personas que los rodean.  Ellos se esmeran de corazón a convertir algo ordinario en un pedacito de felicidad.  Tienen nombres como “mamá,” “papá,” hijo (a),” “abuelo (a),” “maestro (a),” “vecino (a),” en fin… Reconoce a los héroes a tu alrededor, especialmente aquellos que pasan desapercibidos.

Jacqueline Camacho-Ruiz

Si conoces a un héroe al que quieres reconocer (tenemos muchos), por favor manda tu historia para posible inclusión en esta columna a jackie@jjrmarketing.com.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *