Home Editoriales ¿Hay que aprender o desaprender?
¿Hay que aprender o desaprender?
0

¿Hay que aprender o desaprender?

0
0

Carlos RojasUna vez más Últimas Noticias, bendito medio de comunicación que permite volvernos a encontrar como cada semana… a todos ustedes gracias por leernos. Leer es muy enriquecedor: libros, obras, autores, cuantas cosas sabe la gente, cuanta gente ha penetrado en las  obras de los más altos intelectuales de las letras, en historias, biografías, cuentos y todo lo que podamos imaginar para aprender. Y la pregunta es: ¿algo, mucho, poco o todo lo que hemos aprendido lo compartimos con nuestros semejantes, amigos, vecinos y compañeros? ¿No verdad?  Solo les presumimos de los autores y libros que hemos leído… Así nos hemos enriquecido pobremente, porque si compartiésemos lo que sabemos, entonces nuestro círculo, en el que nos desenvolvemos tendría otro nivel.

Un ejemplo más claro sería como en el futbol que un solo jugador no puede solo… ¿por qué? Porque todo tiene que ser en equipo y nosotros no hemos aprendido a producir en equipo, nos encanta la individualidad para alcanzar un protagonismo que no nos llevará muy lejos.

Pero todavía tenemos tiempo, cada momento de nuestra existencia es una oportunidad para querernos, para  que exista entre nosotros un mayor cercamiento… (Que tristeza que exista  tanta envidia entre la humanidad)

Les comento algo que ustedes seguramente ya han vivido con otros actores y en diferentes  escenarios. Eso que conocemos como envidia es como un cáncer y todos debemos luchar contra ese sentimiento. Para eso hay que empezar por aceptar con mucho gusto la felicidad y los logros de mi amigo, de mi compañero, de mi vecino y de todos los demás.

¿Parece difícil verdad? pero no lo es, es algo de lo mas fácil solo hay que practicarlo y pronto estaremos todos juntos gozando de la felicidad en equipo… Hay algo más, mucho más que es nuestro solo y tenemos que buscarlo…

Hace unos días en el campo mi amigo Macato  me contaba que, hace algunos siglos había alguien así como tú y como yo que vivía en un lugar rodeado de montañas y se pasaba estudiando para conocer la sabiduría de sus ancestros, pero había cosas en las cuales el no estaba de acuerdo con ellos…..algo en su corazón le decía que había algo mas… entonces una noche  soñó  que veía su cuerpo mientras dormía, se despertó con asombro y sin mas salió  a la intemperie y experimento un cielo estrellado y una luna brillante. Algo sucedió en su interior que transformó su vida, se miró y vio todo su cuerpo, sus manos, se sintió vivo y escuchó su propia voz que decía: ¡estoy hecho de luz, estoy hecho de estrellas !

Y su asombro  creció cuando viendo hacia el cielo se enteró de que no son las estrellas las que crean la luz, sino que todo está hecho de luz.

Nosotros estamos hechos de luz, pero muuuuuchos no hemos querido o no hemos encontrado el switch o apagador para encenderla…

Así el héroe de nuestra historia conoció o descubrió, de que todo lo que existe es una manifestación del ser viviente al que llamamos Dios, entonces todas las cosas son Dios y concluyó de que la percepción del ser humano solo es luz que percibe luz y la vida le siguió dando grandes y agradables sorpresas, como verse a sí mismo en todas las cosas, como en cada árbol, en cada ser humano, en el agua, en cada animal, en la lluvia…

Sin duda que este gran regalo había cambiado su vida, el ya no hacía juicios de nada ni de nadie, sus palabras eran diferentes…

El comprendía a todos  pero nadie lo comprendía a él… creyeron que era una encarnación de Dios. El sonrió y dijo: es cierto soy Dios, pero ustedes también lo son. Entonces ¿en qué quedamos, somos o no somos?…todos somos iguales pero no queremos aceptarlo. No es todo pero, por hoy, gracias por leer Ultimas Noticias. Lo que hay que aprender es fácil y es clave: aprendemos o desaprendemos…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *