0

Hay que dar…

0
0

Saludos a los lectores de Ultimas Noticias, el mundo sigue en marcha y nosotros con él,  hoy  como siempre estamos día a día en la búsqueda del sustento cotidiano y tenemos un gran compromiso con nuestra juventud, a quien debemos orientar debidamente como el buen sembrador para que haya una buena cosecha, porque cosecharemos lo que hayamos sembrado y naturalmente que queremos o buscamos buenos resultados.

Hace días mi amigo Nicolás, desde lo alto de La quemada un lugar llamado así en Zacatecas, México, donde hay unas ruinas llenas de historia y riqueza, aparte de una   vibrante energía… me hablaba de cuanta gente se ha alejado de diferentes partes de México y de otras partes del mundo, para cruzar la frontera y llegar a la tierra prometida o tierra de las oportunidades, esta que conocemos como Estados Unidos de América y a la cual hemos llegado miles de soñadores, buscadores con toda la disposición de alcanzar lo que conocemos o llamamos una mejor vida y el tiempo, bendita medida que el hombre ha inventado para  llevar a cabo sus diferentes actividades y que la mayoría de las veces no lo hemos sabido aprovechar…

Volviendo a La Quemada donde vive la historia y el silencio, por un momento mi amigo Nico lanzó su mirada desde lo alto del  cerro donde estábamos y suspirando dijo: ¡Ah el tiempo se ha ido y con él cuantos logros y cuantos sinsabores! y volviendo atrás le preguntaba yo: ¿qué es el tiempo? y él decía que para él el tiempo es todo y es nada. Y justamente  de tiempo hablando me narró un pasaje muy bonito que ocurrió allí en La Quemada acerca del bendito tiempo. Empezó preguntándose qué es el tiempo porque un día un hombre pasaba por este lugar y de repente sintió ganas de ir a hacer del baño. Traía su burro cargado de leña, al cual ató por un momento a la vera del camino y se cubrió tras unas ruinas, para hacer lo que iba hacer… Y Nico, mi amigo, se cuestionó: que tiempo pudo haber transcurrido en que este hombre hiciera del baño.

Usted imagine lo que quiera respecto al tiempo que transcurrió, el caso es que, cuando el hombre volvió a donde estaba su burro, se encontró con la gran sorpresa de que su burro ahí estaba cargando su leña pero ¡el burro era el puro esqueleto! ¿Asombroso verdad? Bueno ya usted piense que tiempo pasó sin que nuestro nativo sintiera el paso del tiempo… por eso muchas veces hacemos  y decimos cosas sin saber lo que hacemos y sin saber lo que decimos…

Cuántas veces hemos expresado aquello de que el tiempo se nos va como agua entre los dedos… Ahí recordé que la misma historia la escuché de mi maestro, diciéndonos que esto ocurrió en las ruinas de Chicomostoc, que significa lugar de las siete cuevas  y que ahora no sé desde cuando se llama La quemada, en el estado de Zacatecas…

Lo que pasó con el burro digamos que es un misterio y los misterios, no hay que resolverlos, los misterios son para vivirlos y disfrutarlos.

En el mundo, todos tenemos derecho a todo lo que queramos, solo tenemos que pedirlo, pero saber pedir….porque en la forma de pedir esta la forma de  recibir… Abdul’l- Baha  decía esto sabiamente ¡Se feliz! ¡Se feliz! la bondad y el poder de Dios son ilimitados para todas y cada una de las almas en el mundo.

Muchos de nosotros  encontramos a muchos de nosotros tendiéndonos la mano y nos negamos a tenderles la nuestra, en ocasiones porque no tenemos que ofrecer, pero en otras tantas, porque no queremos darnos. De esto hablando o sea de tenderle  la mano a alguien,  déjeme contarles algo maravilloso que me tocó vivir y digo esto por los resultados, porque la escena era  esta: era invierno, diciembre a mediodía, corríamos del centro de Chicago por la ruta 55 saliéndonos en Harlem, justo en esa entrada había un hombre pidiendo para comer y nadie habría sus ventanas para socorrerle y menos abrían su corazón. Mi amigo, bendito amigo, le preguntó ¿cuánto necesitas para que ya no sigas pasando frio? Y él dijo $ 20 para llevar comida, mi amigo sacó de su bolsa lo que traía, no sé cuanto pero creo que era mucho y lo entregó a este hombre quien sorprendido se marchó muy agradecido y aprendí  lo que debemos aprender: Hay que dar….por hoy gracias por darme su tiempo y por leer Ultimas Noticias.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *