Home Uncategorized Historias de Fantasmas: Bienvenida Misteriosa
0

Historias de Fantasmas: Bienvenida Misteriosa

0
0
fantasma
fantasma

¿Quién no ha escuchado alguna vez historias extrañas que dicen haber ocurrido en nuestros propios pueblos? Las leyendas urbanas son fábulas populares que corren de boca en boca como si fueran ciertas…

Seguimos con historias de fantasmas que se han convertido en leyendas urbanas que recorren el mundo. Si usted cree en los espíritus y en las almas en pena, se va a estremecer con la serie de historias de personas que aseguran haber visto una aparición. Esta semana le

contamos la experiencia de Marina Joannou.

Un sábado de julio de 2006 Marina Joannou fue a visitar a dos amigos suyos, Bill y Ruth, quienes acababan de mudarse a una casa de los años 30 en Rush Green, un barrio del suburbio londinense de Romford. Estaban construyendo una ampliación, así que había agujeros de taladro en las paredes, tablas sin clavar en el piso y bolsas de cemento por todas partes.

Marina entró en el living y, aunque aún no estaba terminado, se dio cuenta de que iba a quedar precioso. Era verano, pero pensó inmediatamente en lo linda que estaría la casa cuando la adornaran en Navidad.

Marina miró hacia el hall, que estaba a su izquierda y vio a una mujer caminando hacia ella que llevaba en las manos una fuente con un pavo enorme. Tenía la cabeza un poco agachada, como si le estuviera ofreciendo humildemente aquel manjar en señal de bienvenida pero, sin embargo, parecía salida de los años 60, llevaba puesto un minivestido de poliéster, sombra de ojos negra y el pelo, también negro, recogido y con un moño alto. Lo más extraño era que sus piernas se desdibujaban por debajo de las rodillas…

Marina no dijo ni una palabra ya que sus amigos no parecían advertir esa presencia. Segundos después, la mujer desapareció y Marina pensó que lo había imaginado pero, cuanto más reflexionaba en eso, tanto más me convencía de que no era así.

Tiempo después, un día en que estaba en un bar con sus amigos, le contó a Ruth lo que había visto en su casa y le describió a la mujer. Ella le dijo que la casa había sido de una señora mayor ya fallecida. La amiga había encontrado en el desván una caja con fotos de los años 60 de personas que posaban junto a un auto Morris Minor. Un día después le mostró las fotos de esas personas a Marina y ella vio que una de las mujeres de la fotografía era idéntica a la mujer de la fuente.

Desde ese día Marina no volvió a la casa de sus amigos, pero ellos le han contado que su perro a veces ladra en dirección de las escaleras cuando no hay nadie subiéndolas ni bajándolas.

“Siempre me ha gustado creer que existe un mundo en el que habitan los espíritus, pero esta experiencia me convenció de que es así. En una oportunidad conocí a una médium y le conté que había visto un fantasma. Al final, ella dijo: Has sido bendecida. Estoy contenta de haber visto al fantasma de esa mujer. De verdad, muy contenta”, dijo finalmente Marina Joannou.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *