Home Uncategorized Historias de Fantasmas: La piscina del niño muerto
0

Historias de Fantasmas: La piscina del niño muerto

0
0
La piscina del niño muerto
La piscina del niño muerto

¿Quién no ha escuchado alguna vez historias extrañas que dicen haber ocurrido en nuestros propios pueblos? Las leyendas urbanas son fábulas populares que corren de boca en boca como si fueran ciertas…

Al igual que la semana pasada seguimos con historias de fantasmas que se han convertido en leyendas urbanas que recorren el mundo. Si usted cree en los espíritus y en las almas en pena, se va a estremecer con la serie de historias de personas que aseguran haber visto una aparición. Esta semana le contamos la experiencia de  Hugh Watson.

Eran poco antes de las 10 de la noche de un día de finales de octubre de 2007, Watson estaba jugando con su nuevo teléfono celular al costado de la piscina principal de los Baños Victory, en Renfrew, Escocia. Hacía acercamientos y alejamientos con la videocámara del aparato. Hugh trabajaba como intendente del edificio y estaba esperando que el resto del personal se cambiara de ropa y se fuera para poder cerrar con llave la puerta de entrada e irse a su casa.

De pronto, cuando se acercó a una silla de los guardavidas, algo en la lente le llamó la atención: una luz que se movía al pie de la escalera que llevaba a la galería para visitantes. La enfocó para filmarla mientras la luz empezó a subir la escalera y, al llegar arriba, se desplazó por la galería desapareciendo después en una pared y luego resurgió, para finalmente esfumarse en un espejo grande.

Watson había oído historias sobre fantasmas que rondaban la piscina de aquel edificio eduardiano, pero sabía bien que la imaginación podía desbordarse al pasar por sus pasillos y puertas arqueadas. Pese a eso, cuando sus compañeros terminaron de cambiarse y se acercaron a él, Hugh les mostró las imágenes. “Se pueden ver las piernas de un niño chiquito”, comentó Colin Dearing, uno de los guardavidas.

Watson observó el video otra vez y, en efecto, se podía ver lo que parecían las piernas de un chico, que corría de un lado a otro como si estuviera asustado. Poco después Hugh subió la película a YouTube (sin estar seguro de qué se veía en ella) y pronto un miembro de un club en línea para personas mayores de 50 años le contó la historia de un niñito que había muerto en la piscina de los Baños Victory en 1930.

El niño se tiró al agua desde el trampolín alto llevando puesto el casco de un soldado alemán que su padre había recogido en el campo de batalla durante la Primera Guerra Mundial. El fuerte impacto del casco contra el agua le rompió el cuello. Los registros oficiales, aunque poco precisos, confirmaban la historia. El niño se llamaba John.

Desde hacía años, algunos de los compañeros de Watson se mostraban renuentes a entrar en la bodega que hay debajo de la piscina porque sentían que alguien los observaba. Mandaron llamar a una médium y al cabo de un rato les dijo que había hablado con John en la bodega y que le había dicho que estaba triste y asustado.

La experiencia convirtió a Hugh Watson en un hombre menos escéptico. La gente también a dicho que lo que filmó Watson fue una luz de su cámara, pero la cámara  de  Hugh no tenía luces… ¿Usted qué piensa?

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *