Home Uncategorized Historias fantásticamente… ¿Ciertas?
0

Historias fantásticamente… ¿Ciertas?

0
0
Lord Dufferin
Lord Dufferin

Las leyendas urbanas son fábulas populares que corren de boca en boca como si fueran ciertas…

A partir de esta edición narraremos una saga de historias y leyendas urbanas impresionantes que dicen ser ciertas. Como siempre dejamos a criterio del lector que juzgue la veracidad de las mismas. La primera de ellas data del 17 de marzo de 1863, la baronesa de Boireve ofrecía una cena en su departamento

del primer piso de la rue Pasquier número 26.

Estaban el general Fleury, ayudante de Napoleón III, Monsieur Devienne, primer presidente del tribunal de justicia, Monsieur Delevaux, presidente del tribunal del Sena y otros personajes importantes.

Durante la cena se habló de la expedición a México, iniciada el año anterior. La baronesa preguntó al General si tenía noticias de su hijo, el teniente de cazadores Honorato de Boisleve, quien formaba parte del grupo.

Al terminar la cena, la baronesa se levantó para dirigirse a la sala donde se serviría el café. Los comensales oyeron un grito. La señora se

Teresa de Ávila
Teresa de Ávila

había desmayado. Al volver en sí contó una historia extraordinaria. Había visto a su hijo de uniforme, pero sin armas y sin quepis. Su rostro poseía una palidez espectral y en el ojo izquierdo ensangrentado se abría un espantoso orificio. Era tan terrible la impresión que la dama creyó morir. La tranquilizaron diciendo que se trataba de una alucinación causada por los nervios.

A la mañana siguiente se había recobrado ya. Pero unas semanas más tarde se le informó oficialmente que el 17 de marzo, siendo las 2:50 de la tarde, Honorato de Boisleve recibió una bala en la cabeza durante el asalto a Puebla y murió al instante. La diferencia de horario se explicaba por la de los meridianos y las siete horas de diferencia horaria entre uno y otro punto.

Otra historia narra que una noche de 1880, Lord Dufferin despertó sobresaltado en una casa de Irlanda a donde había sido invitado. Se asomó a la ventana y vio en el jardín a un hombre que se tambaleaba bajo el peso de un ataúd. Lord Dufferin le preguntó airadamente qué hacía a hora tan tardía. El hombre le levantó la cabeza y mostró una expresión horrorosa.

Diez años más tarde, Dufferin se encontraba en París. En el momento de entrar en el ascensor del Grand Hotel retrocedió al reconocer en el ascensor al hombre que lo asustó aquella noche en Irlanda. Se negó a

Antonio Margil
Antonio Margil

subir. Fue a la gerencia a indagar sobre la identidad de aquel misterioso individuo. Nadie lo conocía. Y mientras hablaba con el empleado, un espantoso ruido estremeció el edificio. Acababa de desplomarse el elevador desde el quinto piso, matando a todos sus ocupantes.

También está la historia del venerable Antonio Margil, franciscano que vivió en Guatemala y en la Nueva España en el siglo XVIII, al que se le atribuye una singular aventura que sería presenciada por el Padre Jerónimo García.

Se había presentado éste en la capilla para llamar a la primera misa del día cando sintió una corriente de aire. Levantó la mirada y vio al padre Margil, los brazos abiertos, dando vueltas por la bóveda como un pájaro buscando la salida del lugar donde lo encerraron.

Finalmente esta el caso de Teresa de Ávila, que ella misma se ocuparía de reseñarlo en las memorias de su vida y su Acta Sanctorum se encargaría de confirmar sus numerosos vuelos, algunos de los cuales serían presenciados por el padre Bruno. La santa había sabido mantener en secreto sus habilidades. Sus compañeras del convento fueron discretas y jamás dijeron nada de lo que vieron, pero llegó el día en que todo se descubrió.

Durante una misa celebrada por el obispo Álvaro de Mendoza, las religiosas escuchaban detrás de un orificio abierto en un muro de la iglesia. El obispo descendió lentamente del altar, seguido por sus acólitos, para entregar la hostia a las monjas. En el momento de hincarse Teresa, iluminó su rostro con una expresión de beatífica dicha. Siguió un grito de pánico al sentir que se elevaba sin poder evitarlo. Y mientras el obispo le tendía la hostia, la religiosa ascendió hasta perderse de vista. En el momento de perder contacto con la tierra, intentó resistirse, pero aceptó finalmente lo que muchos consideran un milagro.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *