¿Homo Sapiens?

Tab Machado

Tab Machado

Cuando el miedo, la falta de confianza en uno mismo y el desdén hacia los demás se mezclan explosivamente dentro del alma humana, derrotando categóricamente a la cordura y a la razón, el ‘homo’ deja de ser ‘sapiens’ (hombre sabio), liberando los más puros instintos animales para asegurar su subsistencia mediante un individualismo feroz.  Entonces el estómago se comprime y el corazón se vuelve una piedra, dejando de afectar todo lo que ocurre en el entorno ya que lo único que importa soy yo… Y, si ese proceder primario da algunos frutos, entonces la práctica se vuelve hábito prolongándose en el tiempo, lo que termina por volver a las personas frías, calculadoras y con tendencia al despotismo.

Lo increíblemente paradójico es que estos seres humanos también viven inmersos en esa agrupación natural que llamamos ‘sociedad’ y la que supuestamente tiene por fin cumplir, mediante la mutua cooperación, los fines generales del grupo. Lástima que estas personas no entiendan lo que es ‘mutua cooperación’ y tampoco ‘fines generales’ ya que conviven con sus congéneres no con la intención de dar sino únicamente esperando recibir.

Lo peligroso para ellos y consecuentemente para todo el entorno y la sociedad en sí, es que este tipo de hábito tiende a ser copiado o imitado por otros que tienen el mismo recelo, así que cada día tienen más competencia en su carrera individualista, debiendo reajustar en forma permanente sus códigos a la máxima expresión del egoísmo para seguir asegurando su futuro y desterrando sus temores. Con todo esto hasta la pregunta es obvia; ¿A dónde vamos a parar?

Cuenta una historia que, en cierta ocasión, un reportero le preguntó a un agricultor si podía divulgar el secreto de su maíz que ganaba el concurso al mejor producto, año tras año.

El agricultor confesó que se debía a que compartía su semilla con los vecinos. A lo que el periodista nuevamente inquirió: “Pero ¿Por qué comparte su mejor semilla de maíz con sus vecinos, si usted también entra al mismo concurso año tras año?”

Entonces el agricultor respondió, “verá usted, señor, el viento lleva el polen del maíz maduro de un sembradío a otro. Si mis vecinos cultivaran un maíz de calidad inferior, la polinización cruzada degradaría constantemente la calidad del mío. Así que, si voy a sembrar buen maíz debo ayudar a que mi vecino también lo haga”…

Esta historia demuestra que si quieres tener éxito permanente y no ocasional, debes de tratar que quienes están a tu lado también lo tengan. Si el miedo, la falta de confianza y el desdén a los demás dominan tu vida a la larga te van a terminar destruyendo, porque otros te imitarán y buscarán quitarte parte de lo que tienes para mantener su equilibrio y desterrar su propio desasosiego. Por eso, quienes quieran el éxito para sí mismo en vez de volverse individualistas deben de procurar que los que estén a su lado también tengan su premio, porque el bienestar individual depende exclusivamente del bienestar de todos, aunque Usted no lo crea…

 

Leave a Comment