Importantes pasos a tomar para protegerse del sol

Mientras se puede disfrutar de cierta exposición a la luz solar, una exposición excesiva puede ser peligrosa.

La sobreexposición a la radiación ultravioleta (UV) del sol puede resultar en una dolorosa quemadura de sol. También puede llevar a muchos otros problemas serios de salud como el cáncer de piel, el envejecimiento prematuro de la piel, las cataratas y otros daños a los ojos y a la supresión del sistema inmunológico. Los niños se encuentran particularmente en riesgo. Estos son algunos pasos sencillos para protegerse de la sobreexposición a la radiación UV.

La mayoría de la gente no está consciente de que el cáncer de piel, aunque es prevenible en gran manera, todavía es la forma más común de cáncer en Estados Unidos. Más de 3.5 millones de nuevos casos de cáncer de piel son diagnosticados anualmente. Al seguir algunos pasos sencillos, se puede seguir disfrutando del tiempo bajo el sol mientras se protege de la sobreexposición.

La Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA, por sus siglas en inglés) recomienda estos pasos de acción para ayudarle a usted y a su familia a ser prudente bajo el sol. La detección temprana del melanoma puede salvar su vida. Un lunar nuevo o cambiante debería ser evaluado por un dermatólogo.

Medidas para la protección solar

No se queme con el sol: Las quemaduras solares aumenta significativamente el riesgo de desarrollar cáncer de piel, especialmente en los niños.

Evite broncearse al sol o en camas de bronceado: La luz UV de las camas de bronceado y del sol causa arrugas y cáncer de piel.

Aplíquese generosamente la crema protectora solar: Aplíquese con generosidad cerca de una onza de bloqueador solar en toda la piel expuesta unos 15 minutos antes de salir al aire libre. La crema protectora debe tener un Factor de Protección Solar (SPF, por sus siglas en inglés) de por lo menos 30 y proporcionar protección de amplio espectro tanto de los rayos ultravioleta A (UVA) como de los ultravioleta B (UVB). Vuelva a aplicarla cada dos horas, incluso en días nublados y después de nadar o sudar.

Use ropa protectora: Use vestimenta protectora, como una camisa de manga larga, pantalones, un sombrero de ala ancha y anteojos de sol, cuando sea posible.

Busque la sombra: Busque la sombra cuando sea posible y recuerde que los rayos UV del sol son más intensos entre las 10 a.m. y las 4 p.m.

Sea bien cauteloso cuando esté cerca del agua, la nieve y la arena: El agua, la nieve y la arena reflejan los rayos dañinos del sol, los cuales pueden aumentar su probabilidad de quemaduras de sol.

Consulte el índice UV: El Índice UV ofrece información importante para ayudarle a planificar sus actividades al aire libre y así evitar la exposición excesiva al sol. El pronóstico del Índice UV se emite diariamente por el Servicio Meteorológico Nacional y la EPA.

Obtenga la vitamina D de forma segura: Obtenga la vitamina D de forma segura mediante una dieta que incluya suplementos vitamínicos y alimentos fortificados con vitamina D. No hay que buscarla del sol.

Consideraciones especiales para los niños

Investigaciones médicas recientes indican que es importante proteger a los niños y los adultos jóvenes de la sobreexposición a la radiación UV. Para los bebés menores de 6 meses, la Academia Americana de Pediatría recomienda

  • Evitar la exposición al sol
  • Vestir a los niños con pantalones largos livianos, camisas de manga larga y sombreros de ala ancha.

Los padres también pueden aplicar bloqueador solar (FPS 15+) sobre áreas pequeñas como en la cara y el dorso de las manos, si no hay ropa protectora ni sombra disponible.

 

Leave a Comment