Home Editoriales Incompatibilidad de caracteres
Incompatibilidad de caracteres
0

Incompatibilidad de caracteres

0
0
Tab Machado
Tab Machado

‘Ser o no ser’… esa es una de las citas más famosas de la literatura universal que fue escrita por William Shakespeare en su obra Hamlet, allá por el 1600. Y la misma cuestión mantiene vigencia hoy cuando observamos el profundo antagonismo que existe entre lo que nos enseñaron que debería de ser y lo que es realmente. Nos fue dicho, por ejemplo, que siendo honrado y decente uno es respetado, querido y valorado, sin embargo existen seres inescrupulosos (cada vez mas) que se aprovechan sin piedad de estas personas, abusando de su bonhomía, para lograr réditos propios. Lo increíble es que, quien abusa es el admirado y quien procede según los cánones enseñados son tratados de tontos o ingenuos.

Se nos ha dicho también que uno debe de trabajar duro y sin desmayo porque a la larga va a tener sus frutos pero, sin embargo, hay personas que usufructúan ese esfuerzo pero no compensan en la misma medida, entonces el esfuerzo se vuelve vano, yermo y fútil, para quien lo realiza. En este caso tampoco la enseñanza va de la mano con la triste realidad que se ve y se escucha a diario.

Y hay mas… se nos ha señalado que ser fiel es una virtud, pero a juzgar por los números que vemos son más los que la rompen que los que la cumplen y lo extraordinario es que quien infringe la norma es el catalogado de vivo, astuto y sagaz, mientras los otros de mojigatos y cursis. Del mismo modo nos han aleccionado para ser respetuosos del bien ajeno pero los que transgreden los límites son los que cada día ganan más espacios, avasallando a los que se mantienen apegados y obedientes a los límites del derecho…

Podríamos seguir todo el día poniendo ejemplos entre lo que se nos ha educado para ser (por ejemplo no matar, no robar, no levantar falso testimonio, respetar al padre y a la madre, etc.) y el terrible contrasentido de lo que se puede ver cotidianamente, pero esto no traerá ningún cambio a una fría realidad social que supera cualquier ficción.

La verdad es que, viendo semejante panorama, a veces tengo ganas de divorciarme de la realidad alegando incompatibilidad de caracteres pero, lamentablemente, debo de seguir en pie y, lo que es peor, educar a mis hijos según el legado de mis creencias que son diametralmente opuestas hacia dónde camina el mundo… Lo único que me preocupa y desvela es saber si estoy haciendo bien al inculcar valores que ya no existen ni se respetan o si debo persistir teniendo fe en un mundo mejor… ¿Ser o no ser? esa es mi pregunta.

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *