Inmigrantes de Latinoamérica y el Caribe enviaron cantidad récord de dinero a sus países de origen en 2016

Un reciente informe del Centro de Investigación Pew señala que los inmigrantes de Latinoamérica y el Caribe enviaron una cantidad récord de dinero a sus países de origen en 2016.

El estudio señala que, si bien los flujos de remesas disminuyeron en todo el mundo por segundo año consecutivo en 2016, las remesas a Latinoamérica y el Caribe, sin embargo, aumentaron a un nivel récord. A nivel mundial, los migrantes mandaron un estimado de 574 mil millones de dólares a sus países de origen en 2016, una disminución del 1.4% de lo enviado en 2015. Pero en América Latina y el Caribe, que conforman una región donde mucha gente dice que las condiciones económicas son malas, las remesas ascendieron a 74.3 mil millones de dólares, un aumento del 7.4% con respecto al año anterior ($ 69.2 mil millones). Europa fue la única otra región del mundo que experimentó un aumento y fue mucho más pequeña (un aumento del 0,9%).

Las remesas son fondos u otros activos enviados por los migrantes a través de canales formales, como los bancos. Es probable que la cantidad total de dinero transferido sea significativamente mayor de lo que se informa, porque estas estimaciones no incluyen la transferencia de otros activos, como obsequios o transferencias monetarias informales. El Banco Mundial solo informa remesas enviadas a través de canales formales.

La mayoría de los dólares de remesas que llegan a Latinoamérica provienen de Estados Unidos, que alberga a dos tercios de todos los migrantes de América Latina y el Caribe. Para los migrantes de México, El Salvador, Guatemala y Honduras, esta proporción es mucho más alta, ya que más del 80% de los migrantes de cada uno de estos países viven en Estados Unidos, según las estimaciones de las Naciones Unidas en 2017. La cantidad de inmigrantes de Latinoamérica que viven en Estados Unidos continúa aumentando, aunque el crecimiento es modesto y la mayoría de los recién llegados provienen de América Central y no de México.

El informe del Centro de Investigación Pew prosigue diciendo que el aumento en las remesas a la región se debe principalmente a las condiciones generales del mercado laboral mejoradas en Estados Unidos, lo que ha ayudado a impulsar la capacidad de los migrantes latinoamericanos para enviar dinero a sus hogares. Esta mejora fue especialmente evidente en sectores como la información, la construcción y la manufactura, industrias en las que trabajan muchos inmigrantes hispanoamericanos.

Entre los países de América Latina y el Caribe, México ha recibido por mucho tiempo la mayor cantidad de remesas. En 2016, $ 28.6 mil millones en remesas fluyeron a México (9.3% más que el año anterior), un total que representó más de un tercio de las remesas a toda América Latina y el Caribe. Después de México, Guatemala ($ 7,500 millones), República Dominicana ($ 5,500 millones) y Colombia ($ 4,900 millones) recibieron las mayores cantidades de remesas en la región de Latinoamérica y el Caribe en 2016.

A nivel mundial, México ocupa el cuarto lugar en remesas enviadas por migrantes, detrás de India ($ 62.7 mil millones), China ($ 61.0 mil millones) y Filipinas ($ 31.1 mil millones). En conjunto, estos cuatro países representaron casi un tercio de todas las remesas enviadas en 2016.

A pesar de la reciente disminución general de las remesas, la cantidad enviada por los migrantes a nivel mundial a sus países de origen en 2016 sigue siendo más del doble que la de 2005, cuando se enviaron $280 mil millones en remesas. Se espera que las remesas globales aumenten en los próximos años, debido al crecimiento previsto en las economías de Estados Unidos y Europa.

 

Leave a Comment