Home Editoriales La acción es la solución
0

La acción es la solución

0
0
Jacqueline Camacho-Ruiz

Pensamientos, ideas, conversaciones…todo se queda en simplemente eso si no es sustentado por la acción.  ¿Cuántas veces  has querido algo, pero no te has atrevido a tomar el primer paso?  ¿Cuántas veces te has abrumado con el simple hecho de ver la intensidad que implica el proyecto que quieres completar? Quizás pierdes la fe en que lo puedes lograr porque se ve imposible o demasiado complicado.  Quizás crees que no te mereces el resultado y que es para otras personas.

A lo largo de la historia, nunca se ha logrado algo sin el poder de la acción.  Si todo comienza por un pensamiento, idea o conversación, pero en todos los casos donde ha existido un resultado físico, siempre ha existido la acción de una persona o un grupo de personas que creyeron en las posibilidades,  que no se rindieron y aunque poco a poco, sus acciones fueron poco a poco convirtiendo la meta en una bella realidad.

Recuerdo en alguna ocasión cuando tenía dieciséis años, me comprometí a escribir en mi diario por todo un año completo.  Al principio tuve la idea y flaqueé un poco ya que se me hacía una meta casi imposible.  Yo sabía dentro de mí que si lo lograba, sería un logro que me ayudaría a lo largo de mi vida.  Para mí significaba compromiso, perseverancia y trabajo arduo.  La idea era capturar mis experiencias, miedos, preguntas, logros en mi diario por 365 días sin importar donde me encontrara, si estaba enferma o indispuesta era abrumante. Sin más preguntas y con la convicción de lograrlo, comencé a escribir en un día común y corriente.  Tome acción.  Al siguiente día, hice lo mismo, al siguiente también…y así sucesivamente hasta que me di cuenta que había completado mi meta.

Continué haciéndolo, ya que para entonces se había convertido en un hábito.  Cuando lo terminé de hacer, había completado 1 año, 2 meses y 3 días.  Me sentí orgullosa de haberlo logrado.  Me di cuenta que todo comenzó con tomar la decisión, la acción y el resto fue hábito.  Ésta experiencia me ayudó a entender la importancia de estar comprometida con mis metas, pero lo más fundamental, tomar acción.

Aún recuerdo esa experiencia ya que por pequeña que se vea ahora, como adolescente en ese entonces, fue muy difícil.  Me brindó la disciplina para lograr cosas más grandes en mi vida actual.

La acción hace la diferencia.

Te reto esta semana a que tomes la decisión de tomar acción rumbo a tus metas, no importa el tamaño o dificultad. Solo comienza hoy.

Jacqueline Camacho-Ruiz

No te olvides de mandarme tus ideas para esta columna que es tuya a jackie@jjrmc.com.  Es para mí un placer abrir mi corazón cada semana para compartirla.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *