Home Uncategorized La casa de Aramberri
0

La casa de Aramberri

0
0
La casa de Aramberri
La casa de Aramberri

¿Quién no ha escuchado alguna vez historias extrañas que dicen haber ocurrido en nuestros propios pueblos? Las leyendas urbanas son fábulas populares que corren de boca en boca como si fueran ciertas…

Hoy compartimos una leyenda

urbana de la Ciudad de Monterrey… La historia cuenta que en el número 1026 de la calle José Silvestre Aramberri existe una casa que data de principios de 1900, muy vieja y descuidada.  La vivienda, vista desde afuera, no tiene nada de especial y lo único que se vislumbra es su abandono total, sin embargo el mito urbano la envuelve en un manto de misterio dado que se dice que en su interior se desarrolló una tragedia de grandes proporciones que la marcó para siempre.

La narrativa sitúa el hecho en el año 1933 y dicen que la casa de Aramberri fue escenario, y mudo testigo de una muestra de la locura causada por la ambición humana. En ese tiempo era hogar de una de las familias más respetadas y de abolengo en la región. Un día, mientras el señor de la casa iba a trabajar, su esposa e hija fueron atacadas por tres sujetos los cuales deseaban saber la ubicación de un gran cofre lleno de monedas de plata. En el comedor de la finca fue donde los malvivientes torturaron de manera horrenda, sangrienta y cruel a las dos mujeres.

La investigación del caso fue difícil, ya que no había rastros de que las puertas hubieran sido forzadas y como único testigo estaba el perico mascota de la familia, quien fue pieza clave para la captura de los asesinos, ya que con sus gritos repitió las últimas palabras de una de sus dueñas: “No me mates Gabriel, no me mates”.  Esto armó las pistas necesarias para que las autoridades capturaran al sobrino de la familia y después a sus cómplices.

Desde esa lejana fecha, en esta casa han pasado muchísimos hechos sobrenaturales, desde escuchar los lamentos de las mujeres, hasta ver o sentir su presencia.

El caso tomó mucha fuerza hace unos años, cuando un par de reporteros entraron a la casa para averiguar supuestos hechos paranormales. Al salir de la casa para atender otra noticia, los reporteros sufrieron un grave accidente automovilístico, al revisar el material que obtuvieron en la casa se escucha claramente un grito lejano y hueco.

Esto motivó a que muchos programas hicieran sus investigaciones, pero no se ha dado una explicación razonable a los hechos inexplicables que ocurren en la casa.

La vivienda tuvo que ser cerrada al público ya que muchas personas, especialmente los jóvenes, entraban a sus habitaciones buscando ser testigos presenciales de algún hecho sobrenatural, para rezar por el alma de las dos mujeres o para satisfacer su enorme morbo.

La casa ya no sigue igual, en la sala ya no se encuentran los muebles que fueron testigos mudos del horror y del dolor provocado a esa familia. La recámara sigue en pie y en donde los testigos comentan que se aprecia un recuadro con el rostro desfigurado de una mujer (posiblemente el de la ama de casa). Se pasa al comedor, lugar en donde se cometió el crimen. La cocina, el sanitario, la bodega, el patio, todo sigue ahí. En toda la casa se siente la tensión, la cual sólo motiva a pedir por el eterno descanso de las almas atormentadas, cuya esencia está impresa en la casa, acompañada de un fuerte olor a azufre.

Siendo el tema principal de varios libros, la casa del “Crimen de Aramberri” es visitada por curiosos e investigadores, quienes aseguran que en la noche se pueden oír los lamentos de las almas que penan en la casa, y a veces pueden verse asomadas por una ventana o recorriendo el patio o el interior de la casa a las inquilinas que posiblemente nunca se irán.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *