Home Tema Central La Charrería: Una tradición para disfrutar
0

La Charrería: Una tradición para disfrutar

0
0

Este domingo 28 de agosto, en La Herradura de Joliet, Fedejal celebra y honra las tradiciones jaliscienses con una gran Charreada en la semana de ‘Jalisco en el Medio Oeste’.

Fedejal  invita a celebrar ‘Jalisco en el Medio Oeste’  con una gran Charreada en el Lienzo Charro La Herradura de Joliet, ubicada en el 18299 Briggs St. de esta ciudad. El evento comenzará a las 11 de la mañana y se extenderá hasta las 8 de la noche.

Será una gran demostración charra con los mejores equipos del área, presentándose en la ocasión: Arrieros de Manhattan, Norteños, Camperos, Bajío, J. Colorado y la Presentación de la Escaramuza Tercayapa que nos visita desde Colotlán, Jalisco.  Amenizarán la jornada Banda Karembe, Banda la Efectiva y Tamborazo el Ranchito y mucho más. Por más informes del evento puede llamar al teléfono 1-877-544-5466 o visitar la página web: www.fedejal.org.

La historia de la Charrería comienza en el tiempo de la conquista cuando los españoles otorgaban encomiendas y mercedes que consistían en el otorgamiento de tierras y la consignación de un grupo de indígenas a un español (encomendero) quien tenía derecho de recibir tributo de los indios a cambio de doctrina y protección. Las mercedes de tierra fueron destinadas a la agricultura, minería y ganadería. Poco después se introdujeron diferentes especies de ganado. El primero en hacerse presente fue el ganado equino. Este se convirtió en un elemento muy útil en esa época ya que era necesario para viajar y para realizar los deberes del encomendero. Después del ganado equino fueron pasando a Nueva España el ganado bovino, porcino y lanar. En el siglo XVI fue tal el desarrollo de la ganadería que se crearon organizaciones para reglamentarla (mesta). La mesta decía que se debía hacer un rodeo semanal de ganado vacuno y caballar para así separar las reses mezcladas Las ocupaciones campiranas no eran fáciles de llevarse a cabo ya que se necesitaba destreza para realizar los herraderos, tusaderos o el rodeo, que en esa época solo tenía el objetivo de reunir el ganado. Debido a las necesidades y actividades propias del campo se extendió el uso de caballos sin distinción de castas y debido a esto surgieron los antecedentes de La Charrería: es decir, cuando se realizaban las faenas de herrar, capar, curar y tusa.

Hacia 1921 en los ranchos se continuó ejercitando la Charrería, pero ahora se practicaba también como un deporte. Así, el 4 de Junio de 1921, se formó la primera asociación de Charros. En la actualidad se cuenta con más de 900 asociaciones en México y alrededor de 180 en la Unión Americana repartidas en ocho estados. Todas ellas se han agrupado para demostrar sus habilidades y destrezas. Desde su fundación, la Charrería ha sido fiel al objetivo social que se propuso desde su origen: “Impulsar  los ejercicios físicos que tenga como base la equitación mexicana, traje, costumbres y artes nacionales”.

Hoy la Charrería se encuentra catalogada como la imagen representativa del deporte más mexicano por excelencia, así como los charros son símbolo de patriotismo y mexicanidad. El Charro ha ido perfeccionando y depurando las faenas campiranas, dando lugar a un deporte espectáculo, ya que en él se funde la tradición con la valentía, el peligro con la gallardía, la caballerosidad con el compañerismo, lo cual como resultado da una charreada.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *