La cruz de los milagros y las hormigas de Nandayure

Hoy compartimos con ustedes dos leyendas coloniales de Latinoamérica: la Cruz de los Milagros de Argentina y las hormigas de Nandayure de Costa rica…

Misterios Mitos y LeyendasLa Cruz de los milagros: Hay en la Iglesia del Milagro, en Corrientes, Argentina, una cruz que es venerada con el nombre de “Cruz de los Milagros”. Cuenta una leyenda referida a dicha cruz que los españoles, cuando fundaron San Juan de Vera de las Siete Corrientes, después de elegir el lugar y antes de levantar el fuerte, decidieron erigir una gran cruz, símbolo de su fe cristiana.

La construyeron con una gran rama seca del bosque vecino, la clavaron en la tierra y a su alrededor edificaron el fuerte.

Construido el fuerte y encerrados en él, los españoles se defendían periódicamente de los asaltos que les llevaban sin cesar las tribus de los Guaraníes, a los cuales derrotaban con tanta astucia como denuedo. Los indígenas atribuían sus desastres a la cruz de madera que protegía el fuerte, por lo que decidieron quemarla, para destruir su maleficio. Fue así que se retiraron a la selva, en espera de una ocasión favorable, la cual se les presentó un día en que los españoles, por exceso de confianza, dejaron el fuerte casi abandonado.

Aprovechando la situación los nativos rodearon la población e hicieron huir a los pocos españoles de la guardia, que fueron a esconderse en el monte cercano. Con ramas y troncos los Guaraníes hicieron una gran hoguera al pie de la cruz que se levantaba en medio del fuerte y las llamas comenzaron a rodear toda la madera pero no la quemaba. Entonces uno de los indígenas tomó una rama encendida y la acercó al madero que estaba en forma horizontal para encenderlo. Fue en ese momento que desde el cielo diáfano y sin nubes se dejó caer con gran estruendo un rayo que dio muerte al salvaje.

Cuando los otros nativos lo vieron caer fulminado a los pies de la cruz, huyeron despavoridos, convencidos de que el mismo cielo protegía a los hombres blancos. Los españoles, que escondidos entre la maleza presenciaban tan asombrosa escena, divulgaron luego este suceso, que no cayó, por cierto, en el olvido y es por eso que en la Iglesia del Milagro, en Corrientes, se encuentra la Cruz de los Milagros y se la guarda en una caja de cristal de roca, donada por la colectividad española,

Misterios Mitos y Leyendas 2Las hormigas de Nandayure: esta es una leyenda de Santa Rita de Nandayure y dice que, en cierta ocasión en que la bella Nandayure regresaba de una de sus frecuentes expansiones espirituales por las alturas de los cerros de Maquenco y Las Camas sucedió que al llegar a su palenque en Beda encontró sus cosas revueltas y a sus numerosas esclavas vestidas con su misma ropa, en un alboroto singular. Indignada Nandayure expulsó de su lado a las servidoras que tan mal uso hacían de su libertad en la ausencia de su ama y señora. Entonces Mantlatl, la jefa de todas, quien las había inducido al mal y era recomendada del cacique Nambí, se quejó a éste por lo que consideraba una afrenta a su nombradía y el cacique la retornó a su puesto.

Desconforme con la medida Nandayure, tomando la resolución como una grave ofensa a su dignidad, fue a la selva profunda e invocó al Espíritu Creador y le pidió consejo. El Gran Espíritu, que tenía en gran estimación a Nandayure, le dio el poder de cambiar las formas humanas de sus rebeldes servidoras. Nandayure regresó a la tribu y tan solo por pura curiosidad, empleó su poder con las jóvenes de su séquito convirtiéndolas en hormigas zompopas. Y sucedió que, al verlas así, consternada y muy triste se fue a pedir al Gran Espíritu otro poder para volverlas, pero este se negó a concederle esa gracia hasta tanto aquellas criaturas no pagaran con buenas acciones su mala acción.

Así que, desde entonces, existe en toda la región de Nandayure una clase especial de hormigas que tienen la virtud de adivinar los buenos y malos pensamientos que se esconden dentro del alma de la gente y así proceden a desterrar de la zona a todo aquel que llega allí con malos propósitos.

Los campesinos del lugar aseguran que la leyenda es cierta, tan cierta como el aire que respiramos, pues las hormigas en gran diligencia se meten en los sembradíos y arrasan con las plantas de aquellos labriegos que albergan malos sentimientos en su corazón. El agricultor a quien tal mal se hace, está condenado a dejar la región, porque las hormigas de Nandayure jamás lo dejan prosperar…

Leave a Comment