Home Uncategorized La Dama Marrón…
0

La Dama Marrón…

0
0
La Dama Marrón
La Dama Marrón

Las leyendas urbanas son fábulas populares que corren de boca en boca como si fueran ciertas…

Corría el 19 de septiembre de 1936, los fotógrafos Indre Shira y Provand, visitaban la mansión Raynham Hall, en el condado de Norfolk (Inglaterra), para realizar un reportaje fotográfico de la villa. Mientras realizaban tomas de distintos lugares bromeaban sobre

antiguas leyendas que hablaban de fantasmas en la casa, sin saber que estaban a punto de tomar la fotografía paranormal más famosa de la historia.

Poco interés tenían los fotógrafos en cerciorarse si existían o no los fantasmas, como tampoco acudían allí para perseguirlos y dar fe que realmente existían. Como auténticos profesionales, se limitaron a realizar su tarea prioritaria: fotografiar exteriores e interiores de  la Villa Raynham Hall, centrándose en el interés arquitectónico e interiorista de la mansión del siglo XVII..

Hacia las 4 de la tarde se encontraban terminando la ronda fotográfica, fijándose en la majestuosa escalera de roble que unía la planta baja y la noble. El Capitán Provand se preparaba para hacer la foto con la cámara, junto con Indra Shira sosteniendo el flash. De pronto, Shira se sobresaltó: “¡Dios mío! Provand…. ¡allí hay algo!”.

Provand pensó que hablaba de la belleza de la escalera y, haciendo caso omiso a la advertencia, colocó el ángulo de tiro listo para el disparo. Shira afirmaría posteriormente haber visto una forma etérea bajar por la escalera, dirigiéndose hacia ellos. Pensó que se debía tratar de alguna broma, pero aquello no podía ser teniendo en cuenta el respeto que se tenía a la leyenda de los fantasmas de Raynham Hall.

Aseguró que aquella forma etérea flotaba a escasos centímetros de los escalones y que se dirigió hacia ellos, convenciéndolo de que no podía ser otra cosa que un espíritu…

Por reflejo profesional Shira apretó el obturador del flash cuando aquel espíritu flotante estaba a mitad de camino. Provand sacó la cabeza debajo del manto de la cámara para mirar a su alrededor y se extrañó de que Shira hubiese disparado el flash sin esperar su señal. Provand no había visto nada en el objetivo de la cámara… nada más que la escalera.

La Dama Marrón
La Dama Marrón

“¡No lo creerás, Provand, pero en la cámara tienes la fotografía del fantasma de Raynham Hall!” espetó Shira.

Provand pensó que su socio había alucinado por culpa del silencio y del lúgubre ambiente del caserón. Pero una vez en el coche y de vuelta a Londres, Shira le apostó cinco libras de que, cuando se revelase la foto, no solo se vería la escalera.

Para acabar con la tontería de su socio, Provand no esperó al día siguiente para ir al laboratorio. Decidieron ambos abrir las oficinas y revelar las placas para así dar por terminada la apuesta y embolsarse las 5 libras.

Shira buscó a un testigo presencial para que viera la evolución del revelado. Echaron mano de un contable que, en ese momento, iba a marcharse pero aceptó el papel de testigo y contempló cómo la placa era colocada en la solución fijadora directamente desde la cámara y aseguraría posteriormente: “Si no hubiese visto toda la operación jamás lo hubiera creído!”

Ante los asombrados ojos de los tres hombres, fue apareciendo lentamente la escalera de Raynham Hall y… una figura alta, etérea de una mujer vestida con ropas blancas y largas, sin facciones discernibles, aunque se podía apreciar que era una fémina de unos treinta años. Sus ropajes parecían ser un manto nupcial y una especie de capucha en la cabeza.

La famosa fotografía, junto con la narración de los hechos protagonizados por Shira y Provand, fue publicada el 6 de diciembre de 1936,  no sin antes ser debidamente examinada por expertos quienes aseguraron que la fotografía no había sido manipulada y que, por tanto, no se trataba de un fraude.

Subsistía, sin embargo, una pregunta inquietante: ¿Quién era el fantasma? El espectro que pudieron observar los fotógrafos presuntamente correspondería a Dorothy Walpole, hermana de sir Robert Walpole, considerado primer ministro de Inglaterra, que nació en 1686 y falleció en 1726.

Tras la muerte de Dorothy comenzaron a sucederse incidentes inexplicables en la mansión. Dueños y empleados de la villa vivieron aterrados las apariciones de una joven, que llegó a provocar varias investigaciones policiales.

En los atestados que se realizaron tras las pesquisas quedaron registrados los testimonios. Descripciones que siempre coincidían en la vestimenta que portaba el espectro: ropas de tonalidades marrones. Y lo que es más sorprendente: todos los testigos afirmaban que se traba de Dorothy Walpole.

Actualmente las apariciones de la “dama marrón” han disminuido pero, a pesar de ello, los fenómenos continúan sucediéndose: extraños acontecimientos que tienen como aval la fotografía fantasmal más popular de la parapsicología y en la que, actualmente, ningún análisis ha podido detectar fraude alguno.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *