Home Editoriales La diferencia…
0

La diferencia…

0
0
Jacqueline Camacho-Ruiz
Jacqueline Camacho-Ruiz

Clark Weber fue una persona muy exitosa.  En su carrera como locutor de radio, tuvo la oportunidad de conocer artistas y celebridades.   Acumuló reconocimientos y dinero.  Llegó a hasta tener su propio avión para así tener la flexibilidad de llegar a sus eventos rápidamente.  En fin, Clark es un ejemplo de éxito.

Ahora, ya a sus 80 años, Clark continua su éxito, pero de una manera diferente…por medio de ayudar a otras personas.

Tuve la oportunidad de conocerlo en un evento navideño en el 2005, justo antes de que empezara mi negocio.  De hecho, Clark fue la inspiración para hacerlo ya que él creyó en mí y me motivó.  Desde el momento que lo conocí, el siempre me dijo que podía ser lo que quisiera en la vida, pero que para eso era importante tomar acción.

Me recomendó que empezara mi negocio, sin titubear.  Yo lo hice.  Años después, me recomendó que escribiera todas mis vivencias, experiencias y lecciones en un diario.  Yo lo hice.

Hace unas semanas, en una reunión anual, le presenté el diario que él me había recomendado que escribiera, ahora ya con más de tres años de experiencias plasmadas.  Y no solo eso, sino que también le presenté mi libro por primera vez… el libro que fue el resultado de mi diario.   Brotaron lágrimas de sus ojos de alegría al saber y ver que había tomado sus consejos…

Él me dijo que estaba orgulloso de mí por tomar acción y lo ilustró con la siguiente historia: “Hace unas semanas, empacaba mis libros después de una sesión de autógrafos en una librería cuando una joven llamada Maria Luisa se me aproximó.   Ella me dijo que le encantaría comprar un libro, pero que no tenía dinero, que había pasado un año muy difícil.  Yo le pregunté por qué a lo que ella contestó que era madre soltera con seis hijos y sin trabajo por mucho tiempo.  Le pregunté que si tenía un curriculum vitae para presentar a posibles empleadores y ella dijo que no.

En ese momento, le di mi tarjeta de negocio y le ofrecí ayudarle a hacer su curriculum vitae, si ella me mandaba el comienzo de éste por correo electrónico.

Después de esa conversación con Maria Luisa, la directora de la librería se me acerco y me dijo que si Maria Luisa me mandaba su curriculum vitae, ella le garantizaba un trabajo de tiempo parcial en la librería con posibilidad de tiempo completo…pero sólo si Maria Luisa me mandaba el correo electrónico. Han pasado más de tres semanas…y Maria Luisa no me ha mandado nada,” dijo Clark.

“Jackie,” me dijo fijamente a los ojos, “tú has aplicado y tomado acción de cada consejo que te he dado, haz tomado acción y esa es la diferencia básica entre el éxito y el fracaso.

Imagínate cómo hubiese cambiado la vida de Maria Luisa sin tan sólo hubiese tomado acción…pero él hubiera no existe y el hecho es de que ella ha perdido una grande oportunidad de cambiar su vida, simplemente porque no hizo nada al respecto.

La línea definitiva entre el éxito y el fracaso es tomar acción.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *