Home Editoriales Carlos Rojas La Escuela de la vida
0

La Escuela de la vida

0
0

Que bueno que aquí no hay envidia porque, en días festivos o no festivos, lo veamos o no, el sol sale para todos… sale para dar energía a la vida que corre con un ritmo rápido, pausado, rítmico, armónico a cada palpitar de los pueblos nuevos y las viejas ciudades, donde todo mundo quiere ser el primero, donde todo mundo quiere ser el número uno.

El hombre todo lo quiere arreglar, la situación personal, la de la sociedad y la del mundo… todo esto está en la mente de cada quien y lo importante es como dice el dicho: ponerle manos a la obra. Ilegalmente muchos hemos cruzado una frontera dizque buscando lograr un sueño, un sueño que todo mundo buscamos y a veces ese mundo o ese sueño, parece escondérsenos pero hay que seguir buscándolo a cada instante y para encontrarlo hay que sentir hambre, hay que sentir frío, hay que sentir coraje, hay que saber elegir el camino, hay que ver con los ojos de la imaginación el sueño o los sueños que nos hemos propuesto y, para conseguirlos, hay que luchar…

Recordemos que cualquier ciudad o metrópoli que no nos ha visto nacer o crecer en ella es celosa y terminamos siendo calificados como intrusos y en parte siendo víctimas de muchos sinsabores. No tengamos miedo, no desistamos o como dijera mi tío Gaby no hay que rajarnos. Mejor tomémoslo como una lección o como un reto, porque tomándolo de esa manera, estaremos creciendo y nos va a servir para fortalecer los cimientos de la vida que buscamos para nosotros y para nuestra  familia. El éxito o el triunfo saben mejor así, a través de vencer problemas retos y vicisitudes, logrando con esto una satisfacción mayor…

Así que para una vida mejor el esfuerzo no hay que abandonarlo nunca… cada amanecer o cada anochecer buscamos un título en la  profesión o actividad que realizamos, ese título es la remuneración económica que todo el mundo perseguimos.

Quizás muchos sientan lo que yo siento (eso que ni que) un día regresar al pueblo con grandes proyectos, ideas y seguir alcanzando sueños…

Por lo pronto pensemos que viene el día de acción de gracias (es una gran oportunidad), viene Navidad, otro año que agoniza y usted y yo seguimos enarbolando la bandera de la esperanza por lo que debemos de aprovechar cada momento… porque cuando la situación se vuelve oscura y fría preguntamos ¿Por qué mi Señor pasan estas cosas? De repente envidiamos a los que tienen y no hay razón para sentir eso. Mejor pensemos que cada día es otra oportunidad para lograr lo que queremos y que la vela que tenía frente de mí alumbrándome se extinguió, pero dejó su Luz en mi interior.

¿Qué edad tengo? ¿Que edad tienes ?… eso no importa, lo que si importa es que hoy retomaré una ruta donde pueda luchar renovado y feliz…

Hay más… mucho más, pero ahora solo quiero agradecerles por leer Ultimas Noticias y recordarles que la vida es la mejor escuela….

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *