Home Editoriales La fe mueve montañas
0

La fe mueve montañas

0
0
Tab Machado
Tab Machado

¿Sientes que la vida te ha abandonado o al menos te golpea con dureza? ¿Crees que es imposible salir de la situación crítica en la que te encuentras hoy? ¿Te has dejado arrastrar hasta el más profundo abismo y pernoctas allí sin ánimo de buscar una salida?  Pues te digo que aun así tienes una oportunidad de cumplir

tus sueños más increíbles, pero para lograrlo debes de tener fe, disciplinarte y ponerle alas a la esperanza…

La vida no es fácil ni te regala nada más bien, si puede, te quita así que debes de esforzarte y hacerle frente a los problemas con mucho valor y verás que estos desaparecerán de tu vista, porque los problemas le tienen alergia al esfuerzo sostenido y a la fe inquebrantable…

Y si no estás convencido de lo que te digo, observa detenidamente ese ejemplo que nos acaban de regalar los 33 mineros de Chile, que permanecieron a 622 metros de profundidad por casi 70 días hasta que fueron rescatados… Pero fíjate sus pasos, no solo el resultado final… porque a los milagros siempre hay que ayudarlos…

Estos mineros los primeros 17 días de enterramiento los pasaron sin saber si los creían vivos o los daban por muertos, pero no se rindieron y siempre buscaron la forma de comunicarse con la superficie… Además de la fe inquebrantable que tuvieron, le agregaron férrea disciplina, tanto que comían cada 48 horas para racionar el alimento hasta ser encontrados.

Cuando finalmente la sonda hizo contacto con ellos la alegría fue mayúscula, la expectativa creció… pero siguieron trabajando duro y cumpliendo turnos de trabajo para que la fe y la esperanza, aunadas con el esfuerzo, operaran el milagro. Fue de esta manera que volvieron a nacer de las entrañas de la tierra…

Si aun no te convence este relato y crees que todo es fortuito te sigo dando más detalles, mirándolo ahora desde la superficie… El Presidente chileno narró, la noche del rescate final, que muchos le aconsejaron (en los primeros 17 días de búsqueda infructuosa) que dejara de lado el proyecto. Pero él, con mucha confianza, valentía y decisión, dijo que iba a seguir adelante hasta encontrarlos…Quizás hubiese sido más fácil desistir y llorar, sin embargo nuevamente la fe inquebrantable, esperanza y esfuerzo, construyeron un milagro increíble que asombró al mundo entero…

¿Casualidad?  o ¿Causalidad? Yo digo que causalidad porque la casualidad es algo fortuito, pero cuando tú pones decisión, energía, confianza en algo, estas obrando en pro de una conquista y esa serie de causalidades te lleva a la meta que tanto esperas y añoras…

¿Aun te cuesta aceptar que es así? ¿Aun crees que la fe, el esfuerzo persistente y la esperanza no son el vehículo a la gloria? Pues te cuento que esta semana se recordó también (precisamente el mismo día del rescate de los mineros) 38 años de una hazaña increíble, que se denominó el ‘Milagro de los Andes’… donde dieciséis jóvenes uruguayos soportaron las inclemencias del tiempo de una de las zonas más inhóspitas de la tierra, como la Cordillera de los Andes, luego de que su avión cayera y se partiera en varios pedazos… Pasaron 72 días de agonía y cuando el mundo los consideraba muertos, nuevamente la fe, la esperanza y un esfuerzo monumental, obró el milagro de una caminata de dos de ellos para encontrar un lazo con la vida…

Como verás, ahí van dos grandes ejemplos de que  nada es imposible si tenemos fe y esperanza… Pero, para que realmente tengas éxito en tu tarea, no basta solo con esto… hay que agregar también una generosa dosis de voluntad y esfuerzo sostenido para que el problema desaparezca y la gloria resplandezca en tu frente… La solución, una vez más, está dentro de ti, por eso no te dejes vencer y no te desanimes… fortalece tu espíritu, dale alas a tu esperanza y pon todo tu esfuerzo y energía en revertir la situación en la que te encuentras, porque la fe y la persistencia siempre moverán la más escarpada y alta  montaña…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *