Home Editoriales La fe sin la acción es engañarse
0

La fe sin la acción es engañarse

0
0
Tab Machado

Hace más de dos mil años que Jesús nos grita desde la cruz que despertemos… pero nosotros preferimos seguir dormidos, aletargados o preferimos mirar para otro lado, porque su palabra y sus enseñanzas implican compromiso, obligación, responsabilidad y muchísima fe, cualidades que el hombre parece haber perdido u olvidado…

De nada sirve clamar su nombre si no tenemos el

compromiso de practicar su palabra, de nada vale elevarle plegarias pidiendo favores si no adquirimos la obligación de seguir sus enseñanzas,  de nada sirve pedirle perdón si no asumimos responsablemente una actitud de vida posterior que dignifique su misericordia… De nada vale tener fe si no podemos cumplir el más simple de todos sus mandamientos: ámense unos a otros como yo los he amado…

Cuenta una historia que había una Iglesia en un barrio donde existía una especie de derecho de admisión. Las personas que allí concurrían se fijaban mucho como vestían los demás, el carro en el que llegaban y de donde provenían.

Un día un borracho arrepentido y con deseos de cambiar su vida, intentó entrar a la Iglesia, pero no pudo porque los que estaban en la puerta le impidieron la entrada. El borracho se retiró con tristeza y sin entender lo que ocurría.

Luego llegó la prostituta del barrio que intentó entrar a la iglesia buscando un consejo para cambiar su vida y poder estar más cerca de Dios. Pero tampoco la dejaron entrar.

Más tarde se acercó un hombre que vivía en la calle porque había perdido sus bienes, su esposa lo había abandonado y estaba solo. Ese día sintió la necesidad de pedirle a Dios, que le ayudara a resolver sus problemas, pero nuevamente los que estaban en la puerta no lo dejaron entrar.

Más tarde los tres se encontraron en la plaza que estaba junto al templo y sentados en un banco comentaban lo sucedido. No podían entender como había personas que impedían a otras acercase a Dios. De pronto y ante su asombro, el propio Jesús se hizo presente y les dijo: “No estén tristes, ni se angustien, a mí también me rechazaron”. “¿Cómo es posible Señor?” preguntaron. “Ellos piensan que, viniendo al templo con sus mejores ropas, cantar algunos himnos y escuchar historias de la Biblia, tendrán mi favor. Pero todo lo hacen por costumbre, no se dan cuenta que no permiten mi presencia en sus vidas. Y, peor aún, no se dan cuenta que rechazándoles a ustedes, también me rechazan a mí”.

Ellos preguntaron: “Señor, ¿Cómo una persona puede venir a un templo y una vez dentro no dejar pasar a otra?” “Es muy sencillo”, contestó el Señor, “ellos vienen porque son religiosos. No vienen porque me buscan a mí, sólo vienen para quedar bien y para que los demás los vean. En cambio ustedes quisieron entrar porque me necesitan y porque quieren cambiar a través de mi presencia en sus vidas”…

Está claro que la fe y la creencia se tienen que ver reforzadas con la acción, los buenos frutos y un compromiso por la justicia y por la paz, ya que actuar sin fe es desgastarse y la fe sin actuar es engañarse. Felices Pascuas para todos es el deseo del equipo de Ultimas Noticias….

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *