Home Editoriales Carlos Rojas La gratitud es algo hermoso
0

La gratitud es algo hermoso

0
0

La gratitud es algo hermoso, es un tesoro muy valioso , por eso siempre quiero empezar  diciéndoles gracias por estar aquí,  leyendo Ultimas Noticias… un medio limpio, claro, impecable y donde siempre buscamos llevarle al lector lo más amable y útil de la información.

Seguramente se habrá dado cuenta que, con frecuencia, no hacemos más que hablar de los demás sin pensar que nosotros también somos los demás de los demás…

Hay una canción que canta Alberto Cortez y expresa esas pequeñas o grandes cosas de la vida. Cuando pueda escúchela, regálese un momento de reflexión, vaya leyendo la letra, después escúchela con los ojos cerrados y piense en cada frase, esto puede ayudarnos a que dejemos el orgullo y el ego a un lado.

Muchas veces hemos estado en una  reunión donde solo hablamos cosas sin importancia, cosas vanas, sin ton ni son…y me pregunto ¿por qué? si hay cosas en las que podríamos enfocarnos con más interés y nuestras pláticas y reuniones serían más amenas y, de paso, nos dejarían un conocimiento  ¿no creen?

A todos los niños les encantan las fábulas y a los papás también. Es que las fábulas son increíbles  y de ellas aprendemos muchísimas cosas ayudándonos a ser mejores…

¿Recuerdan la fabula del león y el ratón o la típica de la liebre y la tortuga? Leyendo se aprende mucho y, aunque estemos creciditos, esto nos trae lindos recuerdos… Aquí encontré esto del escritor francés Jean De La Fontaine, una fabula titulada  “Júpiter y los animales”.

En la mitología romana Júpiter era el rey del cielo y de la tierra y de todos los dioses del Olimpo… Pues, cuenta la fábula que Júpiter convocó a todos los animales de la tierra y, una vez reunidos, les preguntó uno por uno si creían tener algún defecto y les dijo que, de ser así, el prometía  mejorarlos y hacer lo que fuese para dejarlos satisfechos…

Que dices tú le preguntó a la mona. Saltó la mona y dijo: ¿yo defectos? Me miré en el espejo y me vi esplendida. En cambio el oso, ¿se fijó?  ¡No tiene cintura!”

Y dijo Júpiter que hable el oso. “Aquí estoy, dijo el oso, ¡con este cuerpo perfecto que me dio la naturaleza! ¡Suerte no ser una mole como el elefante!”…

Que se presente el elefante… “Francamente señor, dijo aquel, no tengo de que quejarme.  Ahí tiene al avestruz, con esas orejitas ridículas”… Que pase el avestruz. “Por mi no se moleste dijo el ave… ¡Soy tan proporcionado!  En cambio la jirafa, con ese cuello”… Y Júpiter hizo pasar a la jirafa quien, a su vez, dijo que los dioses habían sido generosos con ella… “Gracias a mi altura puedo ver los paisajes de la tierra y ver el cielo, no como la tortuga que solo ve los cascotes”.

La Tortuga, por su parte  dijo “tener un físico excepcional… Mi caparazón es un refugio ideal…Cuando pienso en la víbora, que tiene que vivir a la intemperie”…

Que pase la víbora dijo, Júpiter algo fatigado y la víbora llegó arrastrándose y habló con lengua viperina diciendo: “por suerte soy lisita,  no como el sapo que está lleno de verrugas y eso lo hace  más feo… Y aquí ardió Troya… “¡Basta!”, exclamó Júpiter,  solo falta que un animal ciego como el topo critique los ojos del águila”…

“Precisamente”, dijo  el topo, “quería decir solamente dos palabras: el águila tiene muy buena vista pero… “¿No es horrible su cogote pelado?”

“¡Esto es el colmo!” dijo Júpiter y así dio por terminada la reunión. “Todos se creen perfectos y piensan que los que deben cambiar son los otros”…

La moraleja de esta fábula es que solo tenemos ojos para los defectos ajenos y llevamos los propios bien ocultos en una mochila a la espalda… Eso pasó entre los animales y también pasa en el animal racional equivocadamente llamado hombre…Gracias por leer Ultimas Noticias.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *