Home Uncategorized La niña de las Iglesias
La niña de las Iglesias
0

La niña de las Iglesias

0
0

GEDSC DIGITAL CAMERAEn Ciudad de México hay una historia increíble que dicen le ocurrió a un taxista una fría madrugada de invierno… Era una noche como todas, aunque un poco más fría y más oscura… cerca de la una de la madrugada, un taxista regresaba a su casa después de todo un día de arduo trabajo, en la calle. Ya no había ni alma de gente, pero al pasar frente al Panteón Francés se percató que una chica le hacía señas de que se detuviera, éste se siguió pensando que ya estaba muy cansado y que era muy tarde para hacer otro viaje, sin embargo reflexionó y pensando en su sobrina de 17 años dijo: “pobre chica, no la puedo dejar ahí, expuesta en una noche como esta”… Retrocedió su taxi y llegó hasta ella, tenía aproximadamente entre 18 y 19 años. Al contemplar su rostro el taxista sintió un frío intenso y cierto sobresalto al que no le dio importancia, pues la niña era dueña de un rostro angelical, inspiraba pureza, de piel blanca, muy blanca, cabello sumamente largo, era delgada, facciones finas, con unos ojos grandes  pero infinitamente tristes, tenía un vestido blanco, de encaje y en su cuello colgaba un relicario bellísimo, de oro, que se veía de época.

El taxista acongojado le preguntó adónde la dejaba y ella le dijo que quería que la llevara a visitar 7 iglesias de la ciudad, las que él quisiera. Su voz era suave, muy triste, pero dejaba notar un timbre muy extraño, que le dejó al taxista una sensación de miedo y misterio.

El hombre, pese a que quería concluir su trabajo, la llevó a cada una de las siete iglesias sin replicar, en cada una pasaba cerca de 3 minutos y salía con una expresión de serenidad, de tranquilidad, pero sin abandonar de sus ojos esa mirada de infinita tristeza.

Al final del paseo, ella le pidió un favor: “Discúlpeme si he abusado mucho de su bondad, mi nombre es Alicia, no tengo dinero para pagarle ahora, sin embargo le dejaré éste relicario y ¿podría hacerme un último favor? Vaya a la colonia Del Valle, a esta dirección, ahí vive mi padre, entréguele mi relicario y pídale que le pague su servicio. ¡Ah!, y dígale que lo quiero y que no se olvide de mí. Déjeme donde me recogió por favor”.

El taxista se sintió como en un trance, en donde actuaba automáticamente a la petición de la chica y la dejó ahí, frente al cementerio. El hombre se fue a su casa, se sentía mareado, le dolía intensamente la cabeza y su cuerpo le ardía por la fiebre que empezaba a tener, su esposa lo atendió de ese repentino mal que duró casi 3 días.

Cuando al fin pudo reaccionar y se sintió mejor, recordó su última noche en el taxi, recordó a la niña angelical de las iglesias y recordó su última petición, que le hizo sentir un escalofrío intenso de pies a cabeza. Aunque él no comprendía nada, pensó: “que raro fue todo, seguro se fue de su casa, o tiene problemas, pero, ¿por qué en el cementerio? ¿Quién era?, ¡¡El relicario!!”, recordó… Ahí estaba, sobre su mesita de cama, el relicario de Alicia, que ahora tenía restos de tierra.

Se paró como un resorte, tomó su taxi y fue a la dirección que le diera la chica, pero no con la intención de cobrar, sino de descubrir, conocer, aclarar la verdad detrás de ese misterio que le inquietaba, que le estremecía, que no quería ni pensar.

Tocó, era una casa grande, estilo colonial, entonces abrió un hombre, de edad avanzada, alto, con unos ojos… si como los ojos de Alicia, así de tristes…

El taxista le dijo: “Disculpe señor, vengo de parte de su hija Alicia, ella solicitó mis servicios, me pidió que la llevara a visitar siete iglesias, así lo hice y me dejó su relicario como prenda para que usted me pagara”.

El hombre al ver la joya rompió en llanto incontrolable, hizo pasar al taxista y le mostró un retrato, el de Alicia, idéntica a la de hace 3 noches. “¿Es ella mi Alicia?”, le dijo el hombre… “Sí ella, con ese mismo vestido”, respondió el taxista…

“No puede ser, hace tres noches cumplió 7 años de muerta, murió en un accidente automovilístico y este relicario fue enterrado con ella y ese vestido era su favorito… Hija, perdón, debí hacerte una misa, debí haberme acordado de ti, debí….”, el hombre no pudo seguir y se puso a llorar como un niño, lloró y lloró… El taxista estaba pálido, pasmado de la impresión,”había convivido con una muerta” eso lo explicaba todo.

Volviendo de su estupor, le dijo al padre de Alicia: “señor, yo la vi, yo hablé y conviví con ella, me dijo que lo amaba, que lo amaba mucho y que no se volviera a olvidar de ella, creo que eso le dolió mucho”…

Se dice que el padre de Alicia recompensó al taxista regalándole toda una flotilla de taxis para que iniciara un negocio, todo en agradecimiento por haber ayudado a su niña adorada a visitar las iglesias en su aniversario fúnebre…

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *