Home Entretenimiento Misterios mitos y leyendas La reencarnación ¿Ciencia o mito?
La reencarnación ¿Ciencia o mito?
0

La reencarnación ¿Ciencia o mito?

0
0

El doctor y profesor en psiquiatría de la Universidad de Virginia, Jim B. Tucker, lleva décadas estudiando el fenómeno de la reencarnación. Su investigación se centra en niños de hasta siete años que recuerdan vidas pasadas.

Entre los numerosos casos analizados, Tucker ha encontrado algunos patrones bastante curiosos. El 70% de los infantes que afirman recordar sus vidas anteriores, creen haber muerto de causas no naturales. El período promedio entre la muerte del primer sujeto y el nuevo nacimiento parece ser de 16 meses. Además, gran parte de los niños estudiados poseen marcas de nacimiento que concuerdan con las heridas que causaron la muerte en la vida pasada.

Para explicar su hipótesis, Tucker se vale de la comparación del televisor, que sirve para reproducir una señal aunque no la crea. De una manera similar el cerebro puede ser necesario para que la conciencia se exprese, pero no ser la fuente de la conciencia. El científico cree que los avances en el campo de la física cuántica podrían aportar datos fundamentales para comprender estos fenómenos.

Jim Tucker es autor del libro ‘Vida antes de la vida: Los niños que recuerdan vidas anteriores’, que presenta una visión de más de 40 años de investigación sobre la reencarnación en la División de Estudios de la Percepción de la Universidad de Virginia.

Tucker trabajó durante varios años con Ian Stevenson en dicha investigación, antes de hacerse cargo de la misma tras la jubilación de Stevenson en 2002.

Tucker ha desarrollado la “Escala de Contundencia de Caso” (SOCS: Strength Of Case Scale), que evalúa cuatro aspectos de los casos de supuesta reencarnación: “(1) si implican marcas/defectos de nacimiento que se corresponden con la supuesta vida anterior; (2) lo convincente de las declaraciones sobre la vida anterior, (3) los comportamientos relevantes que se relacionan con la vida anterior y (4) una evaluación de la posibilidad de una conexión entre el niño que informa de una vida anterior y la supuesta vida anterior”.

Aunque los críticos han argumentado que no hay explicación física para la supervivencia de la personalidad, Tucker sugiere que la mecánica cuántica podría ofrecer un mecanismo por el cual los recuerdos y las emociones podrían continuar de una vida a otra. Argumenta que, dado que el acto de la observación de la función de onda la colapsa, la conciencia no puede ser simplemente un subproducto del cerebro físico, sino más bien una entidad independiente en el universo que incide sobre lo físico. Tucker sostiene que ver la conciencia como una parte fundamental, no física, del universo, hace posible concebir que siga existiendo después de la muerte del cerebro físico.

Estas son algunas historias de reencarnación que han sido publicadas nivel mundial:

Paciente que recordó ser colona

Brian Weiss, un psiquiatra de Miami, narró el caso de una paciente llamada Diane, quien al ser sometida a hipnosis recordó ser una joven colona norteamericana durante el conflicto con los indígenas. Relató que se ocultaba con su bebé de la persecución de los indígenas cuando ahogó a su hijo por accidente, al cubrirle la boca para que con sus llantos no los delatara. Meses después de la hipnosis Diane, quien era enfermera, se enamoró de un paciente suyo que sufría ataques de asma y que resultó tener la misma mancha de nacimiento en forma de media luna que su bebé ‘de la vida pasada’. El doctor Weiss asegura que conoce a varias personas con asma que tienen recuerdos de ahogamiento ‘de la vida anterior’.

Reencarnado y con la misma escritura

Taranjit Singh dijo, desde los dos años de edad, que su nombre real era Satnam Singh, hijo de Jeet Singh y que había nacido en otro pueblo a unos 60 kilómetros de su casa. Relató que era estudiante de noveno curso cuando falleció en un accidente de tráfico y que llevaba 30 rupias en la cartera y libros que quedaron manchados con su sangre. Al oír esta historia, su padre Ranjit comprobó que en el pueblo mencionado un adolescente llamado Satnam Singh había sido atropellado por un motociclista. Ranjit se encontró con dicha familia, que le confirmó los detalles mencionados por Taranjit. El niño además identificó correctamente a Satnam en las fotos de la familia Singh. El experto forense Vikram Raj Chauhan comparó la escritura del cuaderno de notas de Satnam con la de Taranjit y las encontró semejantes.

Memorias de monasterios 

El psiquiatra Adrian Finkelstein narra en su libro ‘Your Past Lives And The Healing Process’ la historia de un niño llamado Robin Hull, quien hablaba en un idioma desconocido con su madre. Un profesor de idiomas asiáticos lo identificó como un dialecto hablado en la región norteña del Tíbet. Robin, edad preescolar, contó haber estudiado en un monasterio donde aprendió este idioma. La historia del niño llevó al profesor a viajar al Tíbet, donde encontró el monasterio descrito por Robin en la cordillera de Kunlun.

De tal padre tal nieto

John McConnell fue letalmente baleado seis veces en 1992. Su hija Doreen dio a luz a un hijo, William, al cabo de cinco años. Los médicos diagnosticaron atresia pulmonar, una malformación congénita de la válvula pulmonar que impide que la sangre se bombee hacia los pulmones para que se oxigene. El estado de William mejoró tras una serie de cirugías y tratamiento. Lo asombroso es que la patología de William reflejaba los daños que había recibido su abuelo, a quien una de las balas le entró por la espada, perforando su pulmón izquierdo y la principal arteria pulmonar de su corazón. Un día, en su afán para faltar a la escuela, William dijo a su madre: “Cuando eras una niña y yo tu padre, te comportabas mal de vez en cuando, pero nunca te golpeaba”.

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *