Home Locales La Rosca de Reyes: una tradición para disfrutar en familia
La Rosca de Reyes: una tradición para disfrutar en familia
0

La Rosca de Reyes: una tradición para disfrutar en familia

0
0

Como cada año, este 6 de enero volveremos a disfrutar de una tradición familiar arraigada en todos: la rosca de reyes.

Si bien la Rosca de Reyes tiene sus orígenes en Europa, esta tradición se ha convertido en parte de la cultura mexicana, donde se adoptó desde el siglo XVIII con rasgos de religiosidad popular y derivó en un verdadero arte culinario. Todo lo que tiene que ver con panadería y repostería llegó directamente de Europa y en México la tradición de poner una semilla se cambió por una imagen del niño Jesús. La imagen es para recordar en la iglesia católica que el niño se había ocultado de los ojos de Herodes y sólo podía encontrarlo quien tuviera fe.

La Rosca de Reyes recuerda también la corona que Jesucristo tenía. La corona era redonda pero como en México las familias eran muy grandes se tuvo que aumentar su tamaño y debido a que no cabían en el horno se tuvieron que hacer ovaladas.

Antiguamente, la tradición en México era que quien encontrara la figura se convertía en el centro de la fiesta, se le ponía una corona hecha de cartón y cubierta de papel dorado y se le daba el nombramiento de ‘padrino del Niño Jesús’. El afortunado tenía que vestir con ropas nuevas la imagen de Jesús que estaba en el nacimiento y presentarlo en la iglesia el 2 de febrero para después hacer una fiesta con tamales y atole.

En otros estados del país la tradición se modificó y en lugar de insertar muñecos se escondía un anillo o un dedal. En México todavía hay lugares donde se acostumbra que, además de la imagen de Jesús, se ponga un anillo o un dedal y la tradición de la gente es que, a quien le toca el dedal, se quedará otro año soltero y al que le toca el anillo pronto encontrará una persona con quien casarse.

Por lo general, en la actualidad, en México la representación de la Natividad se incorpora a la ‘rosca de reyes’, en donde se incrustan en el pan uno o varios muñequitos escondidos alusivos a Jesucristo, simbolizando que el niño tuvo que ser escondido y protegido en los días del relato.

Originalmente, el muñeco se hacía de porcelana o cerámica y actualmente es de plástico resistente al calor. Normalmente, la cantidad de niños en el pan dulce varía de acuerdo con el tamaño de la rosca. La persona que encuentre el muñeco se compromete a dar una fiesta y preparar tamales para todos los presentes durante el Día de la Candelaria (2 de febrero), que es el término de la cuarentena de la Virgen María y, por consiguiente, el fin de las celebraciones navideñas (cuando se levantan los nacimientos) celebración en la que se acostumbra ofrecer tamales y atole.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *