La sequía en Centroamérica amenaza la seguridad alimentaria de 2 millones de personas

La sequía que sufre América Central ha provocado graves pérdidas en las cosechas de Guatemala, El Salvador y Honduras, amenazando la seguridad alimentaria de más de dos millones de personas vulnerables, según alertaron la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Además, advirtieron que la precaria situación alimentaria de las comunidades rurales desprotegidas podría empeorar si se produce la posible llegada del fenómeno El Niño a finales de año.

Los principales causantes de estas pérdidas fueron las precipitaciones por debajo de la media registradas durante los meses de junio y julio y el estado de sequía por encima del promedio, que afectaron a la producción del inicial y principal ciclo de cultivo, conocido como “la primera”.

Los cultivos más afectados por la sequía son el maíz y los frijoles con pérdidas en 281,000 hectáreas. Ambas agencias alertaron que la seguridad alimentaria de 2,1 millones de personas depende de ambos alimentos.

El gobierno de Honduras declaró en agosto el estado de emergencia en el Corredor Seco, donde se estima que se ha perdido el 82% de las cosechas de maíz y frijol, mientras que el gobierno de El Salvador declaró una alerta roja en julio.

La pérdida de las cosechas ya sea total o parcial, causa que los agricultores de subsistencia y sus familias no puedan acumular provisiones para los próximos meses.

La preocupación por el impacto del fenómeno El Niño en las cosechas se extiende hasta su segundo ciclo que se lleva a cabo en noviembre y es conocido como “la postrera”.

Según el Instituto de Investigación Internacional de Clima y Sociedad/Centro de Predicciones Climáticas (IRI/CPC), existe un 60% de probabilidades de que se registre un nuevo fenómeno El Niño entre septiembre y diciembre de 2018.

Presidente de El Salvador, Sánchez Cerén, llama a la juventud a impulsar campaña de alfabetización

El presidente Salvador Sánchez Cerén hizo un llamado a los jóvenes salvadoreños a impulsar los esfuerzos con el propósito de ayudar a todas las personas que quieren aprender a leer, escribir, y contribuir así a la campaña del gobierno nacional para declarar a El Salvador libre de analfabetismo.

“Yo les pido que se unan a esa cruzada para liberar al país de la ignorancia, que colaboren en algo de gran trascendencia porque queremos demostrar que El Salvador alfabetizado es posible”, señaló.

En esta tarea de alfabetizar, que calificó como “muy noble y de alta estima” han participado desde 2009, más de 50 mil voluntarios, en su mayoría estudiantes de bachillerato, pero también de otros niveles de enseñanza, por lo que el aporte de niñas, niños y jóvenes es decisivo para el éxito de la campaña.

De acuerdo con estadísticas del Ministerio de Educación, solo en lo que va del 2018 se han atendido a 23 mil personas en condición de analfabetismo en todo el país, de ellas 67 por ciento son mujeres y el 33 por ciento hombres.

 

Leave a Comment